¡No más 'Manspreading'!: Mujeres exigen a hombres sentarse con las piernas cerradas

Esta acción es molesta y agresiva para los usuarios del transporte público ya que es una forma agresiva de invadir el espacio personal

Por Karen Hernández

El manspreading es el término que se utiliza para denominar esa manía que tienen los hombres por sentarse con las piernas abiertas, ocupando más espacio de lo que en realidad necesitan, incomodando a otros usuarios, algo habitual en el transporte público.

Aunque parezca algo mínimo, en realidad es algo bastante molesto ya que es invasivo y agresivo para quienes están al lado y es evidente que el hombre que aplica un "manspreading", no le importa cuánto espacio usa, con tal de estar cómodamente a sus anchas.

        DESCUBRE MÁS

 

En España, esto parece una plaga en los vagones de metro por lo que a través de una campaña de la Compañía de Transporte Municipal (EMT) y el Ayuntamiento de Madrid se busca evitar el llamado manspreading. De este modo se incorporó una nueva señalización para usuarios dentro de sus autobuses que "indica la prohibición de tomar una posición de asiento que molesta a otras personas". La señalización vendrá acompañada de la frase "Respeta el espacio de los demás".

 

La iniciativa partió de la organización feminista Mujeres en Lucha quien abrió una petición en la plataforma Change.org con el objetivo de acabar con esta práctica machista reuniendo las firmas para presentar a la alcaldesa de Madrid.

 

Por otro lado, los usuarios de Twitter han comenzado a compartir una serie de imágenes en las redes sociales sobre sus experiencias en el transporte público que denuncian este comportamiento.

En 2014, Nueva York se convirtió en una de las primeras ciudades en iniciar una campaña contra el manspreading en el transporte público, con una señalización en sus redes de metro que dice "Amigo, por favor absténgase de propagarse". Hasta el momento esto parece estar funcionando, ya que varios infractores que no cumplieron la ley han sido multados.

La discusión en torno a esto ha sido inevitable y por supuesto, hay muchos ofendidos que no conciben que sea machismo ni falta de educación. Pero efectivamente, todas y cada unas de las actitudes machistas son originadas por la educación recibida en casa que les hace creer que son los amos y señores de todo porque son hombres.

Es un hecho que todos debemos aprender a respetar el espacio del otro y una vez que nos quede claro que ocupar el espacio público como si fuera privado no es de gente civilizada, entonces ya no será necesario "educar" con dichos carteles.