Natalia Maderna, conversamos con la intérprete del “Despacito” versión #NiUnaMenos

En pocos días el video ha dado la vuelta al mundo y ya tiene más de 170 mil reproducciones en YouTube.

El fin de semana recién pasado se realizó la tercera conmemoración de “Ni Una Menos” en Buenos Aires con una multitudinaria marcha.

Justamente, en el marco de esta última nos topamos con un viral que se ha compartido miles de veces por todo el mundo. Se trata de un video que les mostramos un día antes de la movilización donde aparece una joven madre junto a su hija interpretando el hit “Despacito” de Luis Fonsi pero con letra feminista que hace un llamado a terminar con el femicidio.

La protagonista del video es Natalia Maderna (31), es licenciada en Cs.de la Comunicación de la UBA, Universidad de Buenos Aires. Trabaja en Radio Nacional Buenos Aires, AM870 en el programa de Osvaldo Bazan, “Dulces y Amargos”.

Conversamos con Natalia para saber cómo se han dado las cosas en Argentina respecto de los femicidios, recordemos que solo el 2016 hubo 254 crímenes.

“Cata, mi bailarina en el video, mi hija, me empoderó. Desde la maternidad, la semilla del feminismo germinó muy fuerte; tanto en mi vida personal como en la profesional. Fui a la 1°marcha del #NiUnaMenos en el 2015 y de ahí todo cambió. Se modificó el lente por el cual miraba la vida”, comenta la trasandina.

-¿De dónde nace la idea de la canción con la letra de “Ni Una Menos”?

El Martes pasado me llegó la letra de “Despacito” versión #NiUnaMenos que escribieron las mujeres de ATE (un gremio en la Argentina: Asociación de Trabajadores del Estado) de cara a la 3°marcha de #NiUnaMenos. Y al día siguiente, o sea, el Miércoles pasado a la tardecita noche, la grabé con mi ukelele en la cocina de mi casa con mi hija Catalina, mientras mi pareja cocinaba y Lauty, el hijo de mi pareja, miraba la tele en el living. Se la mandé a mi mamá y a mi hermana por Whatsapp para que se rieran del baile de su nieta/sobrina y la subí a las redes al mismo tiempo: Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. ¿El resto? La magia de la viralización en las redes, a pocos días ya supera las 170 mil reproducciones en YouTube. También llegó a Chile y a España. El diputado por Madrid, Íñigo Errejon la compartió en sus redes.

-¿Cómo se está desarrollando el movimiento Ni Una Menos en tu país? Hemos notado desde los otros países la fuerza que tomó especialmente en Argentina dónde nació.

Se está desarrollando con muchísima fuerza. Sin ir más lejos, el último sábado 3 de Junio marchamos en el aniversario del 1° #NiUnaMenos allá por 2015. Las banderas por las que marchamos en esta oportunidad fue por la Liberación de Higui, mujer y lesbiana detenida por defenderse de constantes abusos y Milagro Sala.

-Quienes hayan viajado a Buenos Aires se habrán dado cuenta que los hombres son bien aventados. No tienen vergüenza de abordarte en la calle y hostigar a las mujeres como si fuera lo más natural del mundo. ¿Cómo han enfrentado esto las mujeres que están hartas del acoso callejero?

Lo decís vos, para los hombres “es lo más natural del mundo”. Y el problema es que para las mujeres argentinas también es “natural” que nos aborden, nos criamos naturalizando el acoso callejero. Por eso es tan difícil desterrarlo y de raíz. De eso se trata también el movimiento popular de mujeres en la Argentina, de deconstruir-nos, de desnaturalizar costumbres con las que nos criamos que no por ello quiere decir que debemos dejarlas tal y como están. Pero para que esa deconstrucción suceda, tiene que ser cultural. Y como es cultural, debe ser profunda y llevará dedicación y tiempo; no sólo de nosotras las mujeres, sino de la sociedad TODA, del Estado. Es por ello que es tan fundamental estar activas y alertas.

147110601091199474314382257424525948351483o660x650.jpg

Natalia Maderna junto a su pequeña hija Cata con quien aparece en el video.

-Se dice que parte del problema es que el o los gobiernos no son activos en la prevención de la violencia contra la mujer y los asesinatos. ¿Qué puedes decir de eso?

Lo dice muy bien la letra de la canción que escribieron las compañeras de ATE: “…la justicia es cómplice…derrotemos al sistema patriarcal, el Estado es cómplice del femicidio…”. En el 2016 se cometieron 254 femicidios contabilizados oficialmente por el Poder Judicial en todo el país. En 5 de los 254 femicidios, las víctimas fueron travestis o trans y se trató de travesticidios. El 9% de los femicidios cometidos en el 2016 tienen sentencia condenatoria. En el 1% de las causas de mujeres asesinadas se encuentra, todavía, en etapa de investigación. En el 25% de los casos, las víctimas habían realizado una denuncia previa y, sin embargo, no obtuvieron la protección suficiente. La fuente de estos datos es el Registro Nacional de Femicidios de la Oficina de la Mujer, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

-Nos hemos enterado de crímenes horribles ocurridos en Argentina, como el de Lucía Pérez y el de Micaela García, ¿crees que hay un temor generalizado o que estos hechos han consolidado el movimiento activista?

Creo que puede haber una primera instancia de temor, sería “natural”. ¿Cómo no asustarse o tener miedo cuando te enteras cómo nos matan? Pero lo que también creo es que el movimiento popular de mujeres y de la mano del Ni Una Menos lo que logró es que después de esa primera instancia de “miedo”, nos juntemos, estemos unidas y empoderadas para salir a la calle a pedir justicia. Todas. Juntas. En comunión con nuestros reclamos.

188147156507386251173235689756381602287114o660x650.jpg

Foto: Facebook Ni Una Menos.

-Cuéntanos cómo viviste la marcha del sábado 3 de junio. ¿Qué te pareció? Y ¿Para dónde crees que está girando la sociedad argentina en esta temática?

La viví feliz. Comprometida. Con conciencia. Con mirada en el futuro de mi hija. De los que vendrán. Por las que ya no están. En la calle y con mujeres. Juntas. Con compañeras de trabajo y amigas de la vida. Con mucho frío pero con calor humano de mujeres comprometidas en una misma causa: NI UNA MENOS. Como sociedad argentina nos falta mucho. Pero venimos cambiando. Venimos tomando conciencia. Que hayamos marchado en un aniversario bajo el grito #NiUnaMenos habla de que estamos cambiando.