"No es feminicidio si la víctima provoca con su comportamiento", asegura procurador en México

La violencia contra las mujeres sigue siendo un problema grave en México, pero el sistema de justicia revictimiza a las víctimas

Durante el pasado mes de mayo, el estado mexicano de San Luis Potosí se vio enlutado por una ola de feminicidios y el procurador General de Justicia del estado, Federico Garza Herrera, dio una declaración que indignó a Organizaciones No Gubernamentales y sociedad civil. Y es que de acuerdo con el funcionario: "Los cuatro casos de asesinato de mujeres que se han tenido en el mes han sido tratados como feminicidios, pero aún se está evaluando si estos se cometieron de esta manera, o bien si son consecuencias derivadas del propio comportamiento de las víctimas".

DESCUBRE MÁS

La declaración de Garza es una clara muestra de las fallas de los protocolos de atención a las víctimas, ya que se les revictimiza responsabilizándolas por su propia muerte y se obstruye la impartición de justicia.

Uno de los casos que más ha impactado al estado es el de Karla Pontigo, una joven estudiante de Nutrición que trabajaba en una discoteca en San Luis Potosí y que la noche del 28 de octubre de 2012 fue llevada al hospital inconsciente y desangrándose por supuestamente haber chocado contra una puerta de cristal.

Su hermano había ido a recogerla al trabajo en la madrugada, pero al ver que no salía intentó entrar a buscarla y el equipo de seguridad de la discoteca se lo impidió. Cuando por fin logró entrar, halló a Karla inconsciente y tirada en un charco de sangre. La tomó en brazos para llevarla al hospital, pero llegaron los paramédicos en ese momento.

Karla tenía una herida severa que alcanzó a rasgar la arteria femoral, golpes en el rostro y el cuerpo, además de diversas hemorragias internas. Falleció las pocas horas de llegar al hospital.

El personal del lugar aseguró que Karla chocó contra una puerta de cristal y se cortó, pero los familiares aseguran que eso no pudo haberle costado la vida, ya que además la autopsia reveló que fue víctima de una agresión sexual. Las autoridades declararon que no se trató de un feminicidio, sino de un accidente. Sus familiares siguen clamando justicia.