Equidad

Así es como la pareja presidencial de Francia nos enseña que para el amor no hay edad

El presidente francés y la primera dama tienen una historia de amor fuera de lo común pero ambos son una promesa para el país y un ejemplo a seguir para muchos.

Por Karen Hernández

En las últimas semanas, Francia ha estado en los encabezados principales del mundo pues su presidente, Emmanuel Macron, además de sorprender con su victoria, ha llamado la atención con la historia de amor que mantiene con su esposa, Brigitte Trogneux.

El mandatario francés es un joven exbanquero de finanzas, fue ministro del gobierno de François Hollande y ganó las elecciones con un discurso social-liberal así que no, es que sea una estrella de Hollywood que se convirtió en político o que se haya enamorado de una. Lo que el mundo habla de este hombre es de su matrimonio con una mujer 24 años mayor que él y que a pesar de todo, han demostrado que la edad no es un problema en absoluto para tener una verdadera historia de amor.

       DESCUBRE MÁS

 

Macron y Brigitte se conocieron en La Providence, una institución donde acuden los hijos de la burguesía local y donde ella daba clases lengua. Apasaionada de la literatura, Brigitte (39) quedó cautivada por Macron (15) y su interés en la poesía. Pero el amor fue a primera vista para ambos y a pesar de que ella  estaba casada y con tres hijos y él, era un estudiante de 15 años, no hubo impedimento alguno para empezar una relación un par de años más tarde.

A post shared by Miriam Zesler (@miriam2news) on May 8, 2017 at 10:58am PDT

 

Cuando cumplió 17 años, Macron fue enviado a Paris para estudiar y le hizo la promesa de que se casaría con ella cuando regresara. Mientras tanto, Brigitte se divorció de su esposo y aunque su consternación eran sus hijos y la aceptación de sus padres, terminó casándose con Macron trece años después de la promesa.

Aunque suene escándaloso, Brigitte declaró en una entrevista para la revista Paris Match que “al final el amor lo arrasó todo” y aunque que sus padres no lo habían tomado del todo bien, afirmó que lo más importante eran sus hijos, que aceptaron sin problema la relación.

Por su parte, el presidente electo, hoy de 39 años, declaró el día de su casamiento que son “Una pareja no muy común, no muy normal -aunque no me guste mucho ese adjetivo- pero una pareja que existe”. Asímismo, antes de convertirse en presidente, Macron dijo: “Cuando sea elegido, Brigitte tendrá su lugar, no detrás ni escondido, sino a mi lado, donde siempre ha estado”.

 

Hoy, la primera dama tiene de 64 años y un papel fundamental no sólo frente a su esposo, sino frente al país ya que quiere dedicarse a la educación y la cultura, especialmente en los barrios marginados. “Como profesora, conozco bien a los jóvenes. Mi lucha será en la educación (…) Si les abandonamos por el camino, habrá una explosión social”, declaró para Paris Match. Durante la campaña, fue descrita como una mujer influyente, inteligente y que no se pierde ningún acto electoral. “Siempre presente y cada vez más. Sin ella, no sería quien soy”, dijo Macron cuando tomó protesta.

A post shared by Chris Boeui Hong (@boycouture) on Apr 26, 2017 at 7:19am PDT

 

Macron se habrá convertido en el presidente más joven de Francia pero también en el abuelo más joven pues trata a los siete hijos de sus hijastros como si fueran sus propios nietos. 

Curiosamente,  esta pareja se lleva la misma diferencia de edad que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su esposa Melania pero las diferencias en su relación y labor, han quedado más que claras.