Se abren paso en la industria de la biotecnología agrícola

Un grupo de agrónomas relató los momentos en los que han sido víctimas de discrimen por género en el ámbito laboral.

Por: Carmen Deliz Maldonado Rodríguez

La agricultura ha cobrado auge en Puerto Rico durante los últimos años y son las mujeres las que, a pesar del discrimen por género, adquieren un rol protagónico en la industria de la biotecnología agrícola.

En una entrevista con Nueva Mujer, cuatro agrónomas relataron cómo sobrellevan las situaciones de discrimen en una industria liderada por hombres. Una de ellas es Beatriz Carrión, la directora ejecutiva de la Asociación de Biotecnología Agrícola de Puerto Rico (Pravia, por sus siglas en inglés).

       DESCUBRE MÁS:

 

"Me pasa mucho (el discrimen) representando a nuestro sector porque es una realidad que vivimos, que no se puede tapar", dijo. Sin embargo, la encargada de unificar los esfuerzos de siete compañías globales con operaciones en el país añadió que "cuando yo llego a una mesa llena de hombres, me dejo sentir, doy mi opinión, digo lo que pienso, lo que siento y cómo se deben hacer las cosas. Yo no me dejo intimidar".

Un caso similar es el de su colega, Luz Cruz, gerente general de Dow AgroSciences –una de las empresas que reúne Pravia–. La agrónoma, quien se encarga de mejorar los cultivos para aumentar su potencial y su rendimiento, recordó el discrimen del que fue víctima en su primer trabajo.

Según contó, inicialmente debía preparar un terreno con una azada y cuando su encargado la vio, le cuestionó qué hacía allí, pues no creía que siendo una mujer tan delgada y de estatura baja pudiese cumplir con el trabajo asignado. Además le advirtió que, en su posición, un hombre no duraba una semana.

"He sufrido ese discrimen muchas veces, pero yo tengo un poder de recuperación súper rápido", aseguró Cruz. Incluso, consideró que ha superado retos que hombres que trabajaron para la compañía que representa no habían logrado antes.

Un ejemplo fue cuando sobrepasó la meta de salud y seguridad de la empresa. En febrero pasado cumplió cinco años sin tener accidentes reportables a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Osha, por sus siglas en inglés). La gerente general afirmó que "el otro día estaba sacando cuenta y son sobre 2 millones de horas trabajadas sin accidentes".

Sin embargo, más allá del hecho de ser mujeres y del físico que pudieran tener, la edad y el origen nacional también figuran entre las razones por las que las profesionales del campo son discriminadas.

Liliana Sánchez es una de ellas. Luego culminar sus estudios graduados en España, la ingeniera agrónoma regresó a su tierra natal, México, para ejercer el oficio. Pero "había ese sentir de que eres inferior simplemente porque eres más joven, porque no tienes experiencia y porque ellos no se esperan que una mujer tenga una opinión en las mesas de discusiones", recordó Sánchez.

Al cabo de 10 años, aceptó la posición de gerente general que le propusieron en Syngenta Seeds, otra de las compañías globales con operaciones en la isla. La mexicana, quien hace tres años reside en Puerto Rico junto a su familia, confesó que "he sufrido (discrimen) también aquí porque soy extranjera, porque tengo otras costumbres o porque tengo otras ideas".

Mientras que Sol Rosado, la gerente de calidad para Bayer, entendió que existe una doble vara para calificar el trabajo de un hombre y una mujer en la industria. "Como mujeres, muchas veces tenemos que hacer cinco veces las cosas bien para que alguien te diga 'puedes mejorar, pero te quedó bien'.

Aun así, las féminas estuvieron de acuerdo con el hecho de que cada vez hay mayor presencia femenina en el campo, especialmente, en posiciones de liderazgo. Hecho que indiscutiblemente representa un avance en la equidad de género en el ámbito laboral.

"Por lo menos para Bayer, cerca del 37 por ciento son mujeres. Pero cuando tú ves la distribución, las posiciones más altas son lideradas por mujeres", indicó Rosado. Lo mismo sucede con Dow AgroSciences, la compañía que representa Cruz. Según explicó la agrónoma, de la fuerza que tienen, el 40 por ciento son mujeres. De ese 40 por ciento, 30 por ciento están en posiciones de liderazgo.

La gerente general añadió que "han entendido que las mujeres podemos ocupar, liderar, demostrar que sabemos hacer lo que se nos asigna, lo que nos toca. Vamos por buen camino, pero lo importante es que las mujeres continuemos estudiando, educándonos y preparándonos para realmente abrir esa puerta a la competitividad".

Esta es la quinta entrega de Conoce a la nueva mujer, una serie de reportajes sobre féminas destacadas en distintos sectores de la sociedad con el fin de puntualizar que el rol de la mujer se transformó. La publicación será cada dos semanas.