Esta niña le dio una lección sobre racismo a la vendedora de una tienda

La mujer cuestionó a la niña por llevarse una muñeca negra

Por Andrea Sánchez

Brandi Benner, como se hace llamar en Instagram, compartió una historia en verdad alentadora. Sucede que es madre de dos pequeños, la mayor, Sofía, estaba dejando atrás la etapa del pañal y se encontraba aprendiendo a ir al baño, como incentivo, sus padres le dijeron que si lograba un mes completo yendo sola al baño podría obtener un regalo.

Así lo hizo, fue niña grande al dejar el pañal y con ello ganó la posibilidad de escoger un premio. Su madre escribió a través de Instagram que la pequeña eligió una muñeca nueva, sin saber que al llegar a las cajas a pagar le daría una gran lección al vendedor.

DESCUBRE MÁS:

Sophia eligió una muñeca negra, al llegar a la caja la encargada le preguntó si era un regalo, si la había elegido para alguna amiga. Sophia se quedó mirándola sin contestar nada hasta que la cajera la cuestionó: ¿Estás segura de que es la muñeca que quieres, cariño? A lo que la niña contestó: "¡Sí, por favor!".

La cajera de dijo a la pequeña: "Pero ella no se parece a ti. Tenemos muchas otras muñecas que se parecen más a ti". Ante la mirada atónita de la madre, Sophia contestó de inmediato: "Sí, ella se parece. Ella es un médico como yo… .Y yo soy una chica bonita y ella es una niña bonita. Vea su cabello bonito ¿Y ver su estetoscopio?

Ante tal respuesta la cajera no dijo nada, se limitó a cobrar y, seguro reflexionó sobre la gran lección espontánea que la niña de dio. La madre de la pequeña se limitó a decir: "Esta experiencia confirma mi creencia de que no nacemos con la idea de que el color importa. La piel viene en diversos colores apenas como pelo y ojos y cada cortina es hermosa".

Nick and I told Sophia that after 1 whole month of going poop on the potty, she could pick out a special prize at Target. She, of course, picked a new doll. The obsession is real. While we were checking out, the cashier asked Sophia if she was going to a birthday party. We both gave her a blank stare. She then pointed to the doll and asked Sophia if she picked her out for a friend. Sophia continued to stare blankly and I let the cashier know that she was a prize for Sophia being fully potty trained. The woman gave me a puzzled look and turned to Sophia and asked, "Are you sure this is the doll you want, honey?" Sophia finally found her voice and said, "Yes, please!" The cashier replied, "But she doesn't look like you. We have lots of other dolls that look more like you." I immediately became angry, but before I could say anything, Sophia responded with, "Yes, she does. She's a doctor like I'm a doctor. And I'm a pretty girl and she's a pretty girl. See her pretty hair? And see her stethoscope?" Thankfully the cashier decided to drop the issue and just answer, "Oh, that's nice." This experience just confirmed my belief that we aren't born with the idea that color matters. Skin comes in different colors just like hair and eyes and every shade is beautiful. #itswhatsontheinsidethatcounts #allskinisbeautiful #teachlove #teachdiversity #thenextgenerationiswatching

Una publicación compartida de Brandi Benner (@leilani324) el 31 de Mar de 2017 a la(s) 1:39 PDT