Mujeres indígenas tejen para denunciar la violencia y sanar heridas

A través del proyecto ‘Tejer y resistir’ de la antropóloga Mariana Rivera

Por redacción Nueva Mujer

La Universidad Iberoamericana realizó la '2da Semana de Género, Arte y Diversidad', organizada por el Programa de Asuntos de Género. Ahí se presentó la antropóloga Mariana Rivera, quien habló sobre un proyecto denominado 'Tejer y resistir, etnografías audiovisuales y narrativas textiles'.

En el marco de este evento Mariana Rivera señaló que las mujeres indígenas han hecho del tejido una práctica que denuncia la violencia de la que son objeto. Al reunirse a tejer, adquirieron "todo el potencial para contar historias difíciles, duras, que no era sencillo contar individualmente. Pero cuando se dieron cuenta que todas compartían historias, era más fácil platicarlas mientras se sentaban alrededor de la costura, de los hilos, de las agujas; y se ponían a crear y a sanar esas heridas en colectivo".

DESCUBRE MÁS

 

Usar al tejido como forma de expresión no es nuevo, surgió en la década de los 70 en la dictadura de Pinochet en Chile, en donde se conoció a las tejedoras como arpilleras que narraban lo que acontecía a través de pedazos de tela. El caso de México, la investigación de Mariana Rivera está enfocada a las tejedoras de Guerrero, quienes convirtieron al tejido en un espacio político en el que denuncian lo que viven.

A través de los bordados la mujeres han denunciado casos como los de Acteal, Pasta de Conchos, Tlatlaya, Atenco y Ayotzinapa, esto evita que la cuestión textil sea relegada y marginada al plano de mera artesanía, al adquirir una dimensión política de denuncia que requiere se le abran más espacios de difusión y exposición; algo que ya han conseguido tejidos de indígenas chiapanecas expuestos en París, Francia, en un Encuentro sobre Memoria. "Estas telas están constantemente viajando, llevándose a diferentes espacios, tanto museos, como sitios académicos, instituciones y a la calle".