Las diferentes caras del feminismo

Varias mujeres presentan sus razones para apoyar y estar en contra de algunas problemáticas en torno a las distintas facetas del feminismo.

Por Ximena Arias

En esto consisten y así nacieron los diferentes feminismos que existen en la actualidad.

La profesora de estudios de género de la Universidad Nacional y la Universidad Javeriana, Yolanda Puyana. También, hace parte del grupo Mujer y Sociedad, que defiende los derechos humanos de las mujeres. Puyana explica que no se pueden precisar el origen exacto de los feminismos porque han surgido en diferentes momentos de la historia.

DESCUBRE MÁS

'Sobrevivientes', la desgarradora sesión fotográfica que evidencia la violencia de género.

¡La violencia psicológica es denunciable! Esto puedes hacer para que sea más formal el requerimiento.

6 mujeres que han cambiado el rumbo de la ciencia con su inteligencia.

"Por ejemplo, en la Revolución Francesa hubo mujeres como Olympe de Gouges que defendieron la igualdad de mujeres y hombres. Así, desde el siglo XVII y XVIII hubo protestas".

Puyana explica que hay varias tendencias. La primera es el feminismo de la igualdad que "son las luchas que buscan que las mujeres tengamos los mismos derechos que los hombres en diferentes áreas. Este es importante porque ha servido para la creación de leyes que permiten la participación de las mujeres en la sociedad".

"La segunda tendencia es el feminismo de la diferencia en el que varias autoras afirman que las mujeres somos distintas a los hombres porque tenemos una cultura y naturaleza propia. Sin embargo, ha sido calificado de esencialista porque determinan que los rasgos naturales definen a los sujetos", afirma Puyana.

De acuerdo a Puyana, "otra tendencias que han surgido son las teorías colonialistas que critican al feminismo planteado desde occidente, especialmente desde Europa y Estados Unidos, porque solo se refieren a una única mujer, desconociendo los diferentes contextos en los que están involucradas. Por esto, es una apuesta por reconocer las realidades de otras mujeres que fueron olvidadas como las latinoamericanas, indígenas, lesbianas, entre otras".

La especialista en estudios de género considera que en la actualidad "estamos presentando un retroceso en los derechos que se ve reflejado en la elección de Donald Trump quien desprecia a las latinas, musulmanas y a todas las personas diferentes. Por esto, a pesar de las diferencias que existen entre los diversos feminismos, todas las mujeres debemos unirnos para construir una sociedad más diversa".

A pesar de los aportes realizados por el feminismo, muchas mujeres no apoyan estos movimientos. Frente a estas posturas, Puyana considera que "desconocen la historia y creen que los derechos que tienen son naturales. Sin embargo, la historia pocas veces muestra los procesos de movilización que realizaron las mujeres. Por ejemplo, el derecho al voto en Colombia fue una lucha muy grande".

"Los hombres también son víctimas de la discriminación"

A través de su cuenta en Twitter, la abogada Diana Muñoz ha realizado diferentes críticas a los feminismos y a las feministas. Sin embargo, reconoce los aportes que estos movimientos han realizado. "Gracias a estas luchas, las mujeres hemos adquirido un rol protagónico en la sociedad".

A pesar de las victorias obtenidas, Diana considera que uno de los problemas del feminismo actual es que "estamos haciendo que los hombres paguen por las deudas históricas de los hombres del pasado. Uno puede advertir que en ciertos sectores de los movimientos, se pretende que la mujer adquiera una posición privilegiada. No obstante, tenemos que entender que la lucha debe ser por todas las personas que se encuentran en discriminación y en situación de vulnerabilidad de acuerdo a sus circunstancias, independientemente si son hombres o mujeres".

Diana critica que ciertas políticas públicas como la Línea Púrpura, iniciativa de la Secretaría de la Mujer. "En el sistema en general, las mujeres tenemos programas de apoyo, como ésta, que está dirigida para que las mujeres en condición de vulnerabilidad y peligro puedan obtener atención por parte de otras mujeres. Frente a esto la pregunta es, ¿los hombres qué? ¿Su drama es menor? Yo creo que no porque estamos un momento histórico en el que tanto hombres como mujeres debemos ser pares".

Diana no está de acuerdo con la Ley que sanciona los feminicidios porque "ahora tenemos un tipo penal independiente que hace referencia a las mujeres con lo cual en este momento matar a una mujer por ser mujer es más grave, que matar a un hombre por ser hombre. No comparto ese criterio porque todo crimen derivado del odio, de la discriminación hacia cualquiera debe ser más grave en términos generales".

Para Muñoz, es importante reconocer que "los hombres también son víctimas, también son víctimas de la discriminación por las circunstancias que sea como su nivel educativo, económico, entre otras".

En uno de sus tuits, Diana se refirió al tema de los piropos sobre el que cree que "cuando se realiza hay una tensión entre la integridad de la mujer, su derecho a no ser asediada, pero por otro lado, tenemos la libertad de expresión, es decir, no podemos concebir que un piropo en la calle necesariamente representa una agresión de tipo sexual porque depende de la naturaleza de la expresión. Cuando se hacen manifestaciones vulgares a otra persona, pasa los límites de la libertad de expresión. Pero no todos los dichos son groseros y parte de nuestra tradición oral está en los piropos. Es muy distinto que alguien le digan 'adiós señora bonita', a que hagan referencia a su sexualidad, ahí estamos en otro plano".

Por los comentarios que ha realizado en su cuenta en Twitter algunas veces la han elogiado pero "curiosamente, las dos o tres personas que han sido violentas en sus respuestas han sido mujeres. Entonces mira donde va el discurso. Vamos a luchar porque las mujeres hablen, pero si piensas distinto a lo que nosotras pensamos entonces te callas. Si vamos a hablar de libertades, que sea en general".

"Ser feminista me ha ayudado a verme de otra forma"

Luisa Uribe, es socióloga de la Universidad del Rosario, y afirma que su primer acercamiento con el feminismo fue gracias a su mamá. "Ella no llevo la vida del resto de sus hermanas, después de estudiar, hizo las cosas que le interesaba y luego tuvo hijos. Ella me mostró que hay diferentes formas de hacer las cosas y me enseñó que no necesariamente tengo que ser mamá o casarme".

En el colegio, Luisa empezó a leer a algunas autoras que hablaban sobre feminismo. Pero fue hasta la Universidad que se reconoció como feminista. "Con varias compañeras quisimos hablar del tema por fuera de las aulas. Así fue como creamos Rosario Sin Bragas".

Rosario Sin Bragas es un colectivo feminista de la Universidad del Rosario que para Luisa ha sido "una caja de herramientas, un espacio de sororidad por medio del cual he construido junto con mis compañeras diversas apuestas. Desde nuestro grupo apoyamos el feminismo interseccional que reconoce los diversos niveles de desigualdad, sin pensar que una lucha vale más que otra".

"A mi el feminismo me ha cambiado en tres aspectos fundamentales. El primero es la forma en que me relaciono con otras mujeres porque intento establecer lazos con ellas e intento ver sus fortalezas. El segundo es la forma de relacionarme con mis amigas y mis novios. Con mis amistades, las hago reflexionar en el momento en que tienen actitudes machistas para que no las repitan. Igualmente, con mis parejas intento tener una relación equilibrada. La tercera es la relación con mi cuerpo, ya que he aprendido a quererme a mí misma y me veo de otra forma. Todavía me cuesta desligarme de los patrones de belleza hegemónicos, es una lucha que llevo todos los días".

Su familia la ha apoyado y ha respetado en su activismo. Sin embargo, le incomoda "la cantidad de ideas erróneas que existen en torno al feminismo porque muchas personas asumen que nosotras no peleamos con argumentos, que odiamos a los hombres y lo único que hacen estos prejuicios es desconocer la lucha feminista en el mundo".

Por esta razón, a Luisa le da rabia que utilicen palabras como feminazis para referirse a las feministas. "Me molesta que las personas que tienen acceso a los medios de información y pueden buscar en internet qué significa feminismo, no lo hagan. Además, muchas veces la gente simplemente te llama así porque no quiere discutir entonces reducen todo a esa palabra".

Frente al tema de la implementación de políticas públicas con enfoque de género como la Línea Púrpura, Luisa considera que sirven porque "reconocen la violencia histórica que han vivido las mujeres. En ningún momento esta línea ha negado la atención a los hombres".

Igualmente, considera que los piropos de cualquier forma que se hagan "son una forma de violencia porque es el poder que cree que tiene alguien para decirle algo a una persona. Además, están enmarcados en contextos más grandes como el miedo que tiene una mujer de estar sola en una calle, caminar de noche, entre otras problemáticas".

Para Luisa, es un gran avance la Ley que sanciona los feminicidios porque "reconoce que a las mujeres las matan en razón del género y que existe una violencia sistemática contra nosotras".

te recomendamos en imágenes