Equidad

Fisicoculturista avergonzó a mujer en el gimnasio y así le fue

Porque hay más de una Dani Mathers en el mundo que se cree especial humillando a otros.

Redacción Nueva Mujer 

¿A qué va una persona con sobrepeso al gimnasio? Pues no será a dormir. El colmo de la obviedad: a bajar de peso. Pero eso algunos "Adonis" casuales no lo entienden y creen que las personas con kilos de más son "inferiores" o algo así. 

Esto pasó con la fisicoculturista Diana Andrews, quien se burló de una mujer de talla grande en el gimnasio. Lo hizo en sus historias de Instagram. "Creo que está ordenando hamburguesas para repartir", afirmó, burlona, a sus 17 mil seguidores en Instagram. 

Imagen foto_00000002
Por supuesto, no se salió con la suya. "Este es un infortunado acto de body-shaming que  no debe pasar inadvertido. Alguien que es figura pública debe motivar a otras mujeres y no avergonzarlas precisamente por trabajar en sí mismas", dijeron varios usuarios. Esto, claro, traducido en la forma más diplomática posible. 

Claramente, Andrews tuvo que hacer privado su perfil de Instagram y salir a pedir disculpas en Snapchat. 

 Imagen foto_00000003

"Estoy escribiendo para expresar mis más sinceras disculpas por mis acciones. Me dí cuenta de que lo que hice está mal.  No fue mi intención avergonzar, lastimar o irrespetar. Gracias a todos por sus mensajes y apoyo".

Tal vez nunca se enteró de que la exconejita Dani Mathers hizo lo mismo el año pasado, perdió su trabajo y ahora enfrenta una pena de 6 meses por exponer fotos privadas de otra persona sin su consentimiento. Y que fuera de eso, tiene que pagar una multa de mil dólares, reportó el portal "Revelist".