Chilenas animalistas usaron sus profesiones como armas de ayuda

En el mundo existe una presencia mayoritaria de mujeres en asociaciones, plataformas, iniciativas y movimientos de defensa del derecho animal. Y chile no es la excepción. Los recientes incendios forestales y algunos hechos noticiosos nos recordaron la fuerza del poder femenino en esta materia.

Por: Valeska Silva Pohl.

En catástrofes como la que recientemente afectó a gran parte de la zona centro-sur es donde vemos aparecer un evidente poder femenino. Debido a que las autoridades han concentrado sus esfuerzos en terminar con la tragedia, fundaciones y organizaciones animalistas se han movilizado por ir al rescate animal. Es entonces cuando nos encontramos con el arduo trabajo de potentes mujeres.

DESCUBRE MÁS

 

Son proactivas, tienen conciencia social y medioambiental y, además, ponen sus profesiones al servicio de una causa, en este caso, la animalista. Pero esta fuerte presencia femenina no es casualidad. Cultural e históricamente hemos sido las que desarrollamos mayor empatía hacia los animales. "Las mujeres vieron con claridad, desde finales del siglo XIX, que defender los derechos de un colectivo oprimido conllevaba la necesidad de ampliar la reivindicación de esos derechos a los otros dominados como los animales, los esclavos y los niños", explicó el fundador de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA) de España, Francisco Garrido, en septiembre pasado. Y en Chile tenemos rostros que lideran la protección de los animales, y que queremos visiblizar.

Ayuda los 365
Carolina Pino partió de inamediato ante el llamado de ayuda del sur. Es parte de su trabajo diario. Sicóloga de profesión, es la directora de la Fundación Suyai, organización que promueve los derechos de los animales y la tenencia responsable de mascotas.

Para Carolina la experiencia ha sido muy intensa y gratificante. "La respuesta de los niños, especialmente, nos muestra un cambio significativo con respecto a las motivaciones, la empatía, y a que también les ayuda notoriamente en la autoestima. Y como son nuestro futuro, es muy importante hacerlos partícipes del cariño y del respeto hacia las mascotas. Ellos replican esto en sus propias familias, lo que genera un impacto social con respecto a temas como el maltrato animal".

La fundación también realiza operativos de esterilización masiva en poblaciones y campamentos, facilita atenciones veterinarias y pese a que no cuentan con un refugio, "sí tenemos muchos voluntarios con hogares temporales, por lo que rescatamos mascotas en situación de riesgo, las que se rehabilitan, esterilizan y vacunan para posteriormente ser entregadas en adopción". Actualmente Suyai entrega alrededor de 40 mascotas en adopción cadda mes, fundamentalmente gracias a una fuerte acción que se genera a través de las redes sociales.

Pero también enfrentan dificultades. Los recursos son escasos frente a tantas problemáticas y requerimientos. "El financiamiento de la organización es gracias al aporte de los particulares, y también hacemos campañas específicas para situaciones puntuales y alianzas estratégicas para reunir fondos".

Además de sicóloga, Carola Pino es terapeuta en Flores de Bach para animales, herramienta que le permite mejorar las condiciones de sus rescatados, especialmente en casos asociados a maltrato. Lo que hizo "click" en ella y la llevó a dedicarse completamente a este tema fue cuando se encontró con una perrita con el cráneo fracturado mientras estudiaba, y ante la que no pudo quedarse indiferente. "Estuvo varios meses en rehabilitación en una clínica, pero finalmente logramos recuperarla y entregarla en adopción". Luego de eso vinieron varios rescates más. De hecho ahora último la Fundación –con más de 4 años de existencia– trabajó intensamente en la reunión de fondos y artículos indispensables para ir en ayuda de animales heridos tras los incendios forestales.

No + Maltrato
A comienzos de enero pasado pudimos ver la brutal golpiza que terminó con la vida de Cholito, un perro abandonado que frecuentaba el barrio Patronato. Gracias a las redes sociales esto se hizo público. La Fundación Suyai, se manifestó con fuerza, tal como otras organizaciones, comunidades, familias y personas en general, entre las que también estuvo Celeste Jiménez.

Celeste es abogada, magíster en Derecho Penal y maestra en Litigación. Está dedicada al trabajo animalista desde muy joven. De hecho trabajó como locutora en radio Chilena en Talca desde los 15 años, programa en donde dedicaba parte importante a crear conciencia del buen trato hacia los animales.

"Cuando ingresé a estudiar Derecho materialicé mi interés por el mundo animal a través del estudio y promoción de la protección animal. Comencé a trabajar juntando firmas para Greenpeace cuando muy pocos en Talca sabían del trabajo de esa organización internacional", recuerda.

"Desde mis estudios me interesó el maltrato animal, que como delito está estipulado en el Código Penal, artículo 291 bis, que sanciona tanto la crueldad como el maltrato animal. Comencé estudiando y luego asesorando a organizaciones animalistas hasta que formé en Talca la Sociedad Protectora Bienestar Animal". Así decidió poner su profesión al servicio de una de las causas en que creía. "Creo firmemente que los animales son los abandonados de la sociedad, que estamos en deuda con ellos, y el derecho es la forma de lograr la justicia y el equilibrio necesario para saldar esa deuda".

 

Imagen foto_00000001
Celeste Jiménez

Celeste sostiene que en el país hay un avance en los últimos 50 años en cuanto a la instalación del tema de la protección animal como materia de legislación, "pero más allá, lo que se requiere es el diseño de una política pública de protección animal acorde a las necesidades de las especies, y consecuente con lo que las personas esperan del Estado. Hoy los ciudadanos quieren que los animales sean protegidos por el Estado, y quieren que sean castigados los sujetos que cometan maltrato o crueldad con animales; hay una mayor conciencia social".

La legislación en materia de protección animal está concentrada en el delito de Maltrato Animal desde el año 1989, y la Ley de Protección Animal, que data de 2009, "todavía no se aplica por ser meramente declarativa en su mayor parte y porque no se ha redactado el reglamento", sostiene la abogada.

"Las organizaciones que realizan un trabajo enfocado en el asistencialismo, rescate, adopción, esterilización, y otras que logran llegar con un equipo más preparado a discutir políticas públicas, son todas privadas. En mi caso he trabajado en todos estos escenarios, pero creo en el trabajo macro para generar grandes cambios para muchos animales. He trabajado para cada organización que me lo ha solicitado… En todas hay un fin en común, que es hacer algo que el Estado no hace, y es una tarea agotadora cuando no hay apoyo ni avances profundos".

Destaca el hecho de que en Chile no existe un protocolo de rescate de animales en zonas de catástrofe, lo que significa que no hay recursos públicos asignados a ello. "Hoy Chile sufre la pérdida de miles de animales, desde los que acompañan a las personas en sus casas o en su trabajo, hasta las especies protegidas que están desapareciendo lentamente sin ser rescatados de los incendios. Hemos solicitado como AnimaNaturalis –asociación a la que pertenece– que se reactive la tramitación del proyecto de ley 6589-12, que descansa en el Congreso desde el año 2009, en donde se abordan temáticas como que los animales ya no sean determinados como "cosas" hasta que sean incorporados en los protocolos de catástrofes de la Onemi. Todos los puntos que no fueron cubiertos por la Ley de Protección Animal, y que detectamos en su momento, fueron objeto de este proyecto y vuelven a surgir en cada tragedia.

Remitiéndose a los recientes incendios que afectaron la zona centro-sur de nuestro país, Celeste señala que "logramos la instalación de hospitales de campaña en Constitución y Nirivilo, aportando insumos veterinarios y el cuidado de unos 200 animales, que son sólo una pequeña muestra de los miles que resultaron afectados. Este trabajo demuestra que sin la acción de los particulares y las organizaciones privadas, los animales están en el absoluto desamparo en las peores situaciones".

* Gracias a la iniciativa de la familia Martínez, de Doñihue, Sexta Región, en coordinación con el Ministerio del Medio Ambiente y la Fundación EDRA, nació REAMA: Refugio de Emergencia de Animales Mayores. La organización se creó con el objetivo de cobijar temporalmente a vacas, caballos, corderos, chanchos y otros animales mayores o de granja, damnificados y/o heridos por los incendios forestales.