Equidad

"Siento gran tristeza cuando una mujer dice que no es feminista"

¿Qué pasa cuando una mujer afirma que no es feminista? ¿Por qué sucede eso? La escritora Vanessa Rosales nos responde por estos interrogantes.

Por: Luz Lancheros

Vanessa Rosales es una de las críticas de moda contemporáneas y una de las pensadoras más brillantes que actualmente existen en Colombia. Con una amplia carrera en los medios de comunicación de su país, sus inquietudes intelectuales sobre la moda, la mujer y el género la llevaron a Parsons, donde estudió una maestría en Fashion Studies. Ahora, en Colombia, fascina por sus reflexiones sobre el feminismo, las mujeres, la moda y cómo serlo en una era donde prima lo digital y tantas imágenes de mujer.

 Hablamos con ella al respecto de su charla llamada “Ser Mujer en la Era Digital”. 

-¿Por qué crees que a pesar de que existen tantos movimientos feministas actualmente y que está el tema en la agenda mediática, hay tantos ataques hacia el mismo?

Personalmente, no deja de sorprenderme el efecto que suele tener la palabra feminismo.

Y eso se debe a varias cosas. La primera, un imaginario que persiste y que se selló de manera tan fuerte porque durante cierto tiempo los medios se encargaron de representarlo repetidamente.Hay mucha desinformación sobre el feminismo. Y también una incomodidad con la palabra.

Algunos creen que es la otra cara del moneda del machismo. (¡Vaya tergiversación!)

 Imagen foto_00000017

Por lo general, muchos usan el término “feminazi” para equiparar las luchas de las mujeres con un término contradictorio.

Todas las percepciones equivocadas que existen en torno al feminismo se deben a que se asocia con ira, rabia, radicalidad. Y es fundamental entender que sí, efectivamente, el feminismo sí tuvo rabia en ciertos momentos, pero que feminismo significa dos cosas: uno, igualdad de derechos y de condiciones (no de cualidades) entre hombres y mujeres, y dos, una forma de pensamiento que permite entender lo que significa ser mujer en cada época.

Por eso es tan importante entender el feminismo ha evolucionado, que evoluciona siempre, y que hay que ubicarlo siempre dentro de su contexto y su momento.

-¿Qué piensas de que el feminismo se haya vuelto “pop”? Me refiero a que Lagerfeld lo usó para Chanel, Beyoncé también y otros artistas. ¿Ha servido para algo su lucha?

Por un lado, lo encuentro positivamente peligroso. Es una forma efectiva de poner la palabra en el radar cultural. Es una forma de que las mujeres más jóvenes se topen con el término. Eso puede ser positivo para despertar la consciencia. Es lo que sucede, por ejemplo, con la camiseta que recién sacó Dior en una de sus pasarelas y que ahora vemos en blogueras del talante de Chiara Ferragni.

 Imagen foto_00000018

Lo peligroso es que sea, como tantas cosas en la moda actual, un símbolo vacío. Apenas una efervescencia momentánea. Lo importante es que esa curiosidad que puede generar un tema de tendencia se convierta en algo real y concreto.

-¿Por qué a pesar de que tenemos tanta información digital sobre todas las prácticas que menoscaban nuestra dignidad, son las mismas mujeres a veces las más acérrimas opositoras hacia el feminismo? Por ejemplo, cuando se juzga el look o cuerpo de una famosa o anónima.

Siento una tristeza indescriptible cuando una mujer se declara ajena al feminismo. Pero creo que eso es una consecuencia de la gran desinformación que hay. También muchas mujeres creen que feminista significa anti-hombre o querer ser como los hombres; andar desarreglada y ser un poco excesiva o paranoica.

Muchas chicas jóvenes creen que la feminista es una mujer que rechaza la vanidad de la apariencia, el vestir cultivado, etc. No se han informado debidamente que en los 80, sobre todo, muchas teóricas feministas iniciaron una reconciliación entre feminismo y moda.

 Creo que hace falta que muchas mujeres aclaren qué es el feminismo, para qué sirve y sobre todo: que entiendan que el de hoy implica cosas diferentes. Hay discursos que ya no sirven. Hay que aclarar la diferencia entre feminista ortodoxa y mujer empoderada.

-Y bueno, ¿por qué crees que a pesar de que existe un cierto tipo de periodismo para hacer conciencia sobre los problemas de género, tenemos cosas como sesgar a las mujeres por cosas como su look?

Creo que esto tiene mucho que ver con formas que aprendemos desde pequeñas para mirarnos las unas y las otras.

Imagen foto_00000019

También, hay mucho del machismo que ha sido interiorizado por las mujeres.

Muchas nos criamos bajo los códigos de creencias del catolicismo y del cristianismo; aprendemos desde pequeñas a percibirnos a través una contradicción potente: criatura culpable carnal y virgen emblema de pureza.

Además, histórica y culturalmente, se ha endosado a las mujeres el tema de la apariencia como forma de identidad. Hay muchos rastros de eso, sin duda.

A las mismas mujeres les puede incomodar la desinhibición de otra mujer. Como nos enseñan a valorarnos tanto a través del físico, a veces nos comparamos y terminamos fomentando un lugar de carencia. El machismo interiorizado también hace que nos juzguemos entre nosotras desde una perspectiva que nos viene del moralismo masculino.

Pero también creo estamos ante una revolución de los estereotipos. Y que se está sembrando una conciencia para transformar algunos de estos comportamientos.

-Para tí, personalmente, ¿qué es ser mujer hoy en día? A qué nos enfrentamos?

Somos las mujeres más libres en la historia de la humanidad. Tenemos, somos y hacemos cosas que muchas de nuestras antecesoras no pudieron hacer bajo ninguna forma. Creo que nos enfrentamos a las complejidades que trae esa libertad femenina.

Es difícil porque – mirando el gran esquema de las cosas – esa libertad sigue siendo sorpresivamente novedosa en la vida de las mujeres. Todavía estamos sorteando cómo balancear algunas cosas.

 

Cómo balancear ser con aparentar; entrega con docilidad; autonomía con amor; lo interno y lo externo; fuerza con “feminidad”. Además, esas son algunas ideas generales. Es mucho más complejo.

Pueden encontrar las reflexiones de Vanessa en www.vanessarosales.com y también en su cuenta de Instagram. 

Si quieren asistir a su charla en Bogotá, información aquí.