Equidad

Maniquíes con voz: activismo sobre las pasarelas

Los rostros de la industria de la moda toman en sus manos la defensa de causas como la eliminación de los estereotipos de belleza, la ecología y la política

Por Karen Hernández

Desde tiempos remotos, las modelos fungieron como muñecas de carne y hueso, siempre perfectas e impecables, envueltas en costosas telas. La tez blanca, las piernas largas y una delgadísima figura eran (y aún son) requisitos básicos para poder ser consideradas en la industria. Pero las muñecas parecen haber cobrado vida y, sobre todo, consciencia. Así, en los últimos han existido momentos clave en los que han levantado la voz y tomado acción para cambiar, por ejemplo, las situaciones tan demandantes que hay detrás de sus contratos.

        DESCUBRE MÁS

 

Este año, la Semana de la Moda en Nueva York se llenó de controversia, ya que varias modelos se unieron a la Model Alliance y a la Asociación Nacional de Trastornos Alimenticios para hacer una campaña en contra de la promoción de la extrema delgadez por parte de las agencias y la falta de diversidad en las pasarelas. Dicha campaña consiste en la publicación en redes sociales de una serie de cartas abiertas dirigidas a la industria de la moda en Estados Unidos. En ellas, más de 70 modelos exponen sus escalofriantes historias acerca de cómo tuvieron que perder peso para ser aceptadas, aunque con ello pusieran sus vidas en riesgo. Una de las modelos participantes, Ainsley McWha cuenta: "Los directores de la agencia me decían que tenía que dejar de comer por dos semanas y que no podía comer mucho las dos siguientes a esas".

En su carta, Ainsley muestra una foto de cuando tenía 16 años y pesaba 113 libras (51 kilos), con 6 pies de altura (1.83 metros). "El fotógrafo me prohibió entrar si no comía un plato de pasta antes —más de lo que había comido en varios meses—. Me enojé tanto. Aún así, fue la única persona que se dio cuenta de que tenía un problema".

Otro movimiento de esta "revolución de modelos" ocurrió el pasado 9 de febrero, durante el desfile de Tommy Hilfiger, donde maniquíes, asistentes y diseñadores portaron pañuelos blancos en la muñeca como una protesta sutil contra el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La revista Business of Fashion fue la encargada de lanzar esta iniciativa, llamada #TiedTogether, para demostrar unión, inclusión y solidaridad frente a las medidas extremas de las políticas migratorias de Trump.

Imagen foto_00000003Tommy Hilfiger. New York Fashion Week 2017

Stella Maxwell, Sara Sampaio y las hermanas Bella y Gigi Hadid fueron algunas de las modelos que caminaron en la pasarela con dicho elemento. El diseñador Calvin Klein también pregonó la iniciativa durante su desfile y las modelos lucieron con orgullo la cinta blanca en diferentes partes de sus atuendos. El pañuelo se convirtió entonces en el protagonista de la noche.

En los últimos años también hemos sido testigos de movimientos, como el 'Colored Campaign', que celebra los colores de piel y se pronuncia en contra del racismo, o el '#LashEquality', de la firma Maybelline que reúne influencers de moda, modelos y celebridades para celebrar la inclusion. Así, diferentes razas, tallas y nacionalidades se han convertido en la imagen de importantes firmas, como Nykhor Paul, quien ha aparecido en campañas de Louis Vuitton y ha modelado para Vivienne Westwood.

En 2015, esta modelo sudanesa denunció el racismo, especialmente cuando de maquillaje se trata. En muchas ocasiones a la modelo se le pedía llevar su propio kit de maquillaje para los desfiles, ya que su equipo no contaba con el material adecuado para su tono de piel. "¿Por qué tengo que traer mi propio maquillaje (…) No intenten hacerme sentir mal porque soy negra azulada. Es el 2015 vayan a Mac, Bobbi Brown, Makeup forever, Iman cosmetic, black opal y hasta Lancôme, Clinique…hay tantas opciones para los tonos de piel oscura de hoy", escribió en su cuenta de Instagram.

Dos años antes las supermodelos Naomi Campbell y Chanel Iman se unieron también para crear la llamada Coalición de Diversidad a favor de una heterogeneidad en la industria. "La ausencia de personas de color en las pasarelas y fotografías refuerza la creencia de que nuestras chicas no son lo suficientemente bellas, que no son lo suficientemente aceptables", declararon a medios estadounidenses. Pronto, la modelo Bethann Hardison se unió a la causa y envió una serie de cartas para el Consejo de Moda y Diseño, en Londres.

Imagen foto_00000018

Naomi Campbell en La Perla Otoño/Invierno 2017 RTW Show


Las modelos 'plus size' también han encabezado un movimiento de belleza alejada de los estereotipos. Lo han hecho irrumpiendo con fuerza en el escenario del modelaje y de la publicidad con sus curvilíneas figuras. Ashley Graham, Kate Upton, Tara Lynn, Laura Wells y Stefania Ferrario son algunas de las bellas mujeres que han puesto en jaque a las grandes marcas de ropa que sólo parecen confeccionar pensando en usuarias de talla pequeña. Estas modelos han logrado colocarse en el mundo de la moda gracias a firmas como Nike o incluso a marcas dedicadas al diseño de bikinis, trajes de baño y lencería. El camino no ha sido sencillo, han tenido que levantarse en contra de los retoques digitales y de la categorización de tallas. A través de movimientos como #DropThePlus o #ThisBody, estas chicas han dejado al descubierto no sólo sus curvas, sino "imperfecciones" como celulitis, estrías, manchas y hasta problemas de acné para que las portadas de revista y las campañas de ropa dejen de mostrar una perfección inalcanzable.

Muchas de estas maniquís se han posicionado como portavoces de todo tipo de causas. Veteranas y novatas del modelaje le han dado una nueva cara a las pasarelas. Apenas el año pasado, Cara Delevingne se desnudó en una campaña para pronunciarse en contra de la caza furtiva y, hace unas semanas, las hermanas Bella y Gigi Hadid salieron a marchar contra las políticas anti-migratorias de Trump, bajo el lema #NoBanNoWall. Y es que hoy, las modelos tienen qué decir más allá de la marca del labial o el perfume que usan; toman partido sobre cuestiones de género, igualdad racial y la defensa de los derechos sexuales. Inspirar al cambio ya no está únicamente en manos de un carismáticos político o de la celebridad hollywoodense del momento, sino en una chica talla grande, una chica de 17 años, una chica de piel oscura, una chica homosexual o en una chica que combina todo eso.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter