Modelos cuentan escalofriantes e inspiradoras historias sobre tener el cuerpo 'perfecto'

La industria de la moda está llena de exigencias que ponen en riesgo la vida de muchas niñas todos los días. A través de cartas, estas modelos pidieron cambiar los estándares de belleza y los estereotipos en las pasarelas.

Por Karen Hernández

El mundo del modelaje siempre se ha carecterizado por presentar extravagantes  diseños y chicas perfectamente alineadas que caminan con mirada seria y aires de grandeza. Pero lo de lo que más se habla es de la cuestión en torno a las fuertes exigencias y condiciones bajo las que están las modelos.

        DESCUBRE MÁS

 

Lo dijo Karl Laggerfield, uno de los máximos exponentes de moda de todos tiempos: "Nadie quiere ver gordas en las pasarelas", dejando clara la visión de perfección que existe en ese mundo. Pero no sólo "nadie" quiere ver gordas, tampoco quieren ver bajas estaturas, "ancianas" de 30 años, cabellos rizados o pieles oscuras- Por ello, los trastornos alimenticios y los radicales cambios estéticos con tal de llegar a la cima, están a la orden del día. 

A pesar de que hoy en día muchas modelos se han revelado y tomado acción en contra de esta imposición de perfección, las historias que las rodean siguen siendo escalofriantes. ¿Hasta qué punto llegaron para tener un lugar en la pasarela? La organización The Model Alliance, encargada de dar voz a las caras de la industria de la moda, recopiló una serie de fotografías con historias y mensajes que te erizarán la piel.

Ainsley McWha

"El día que me tomaron esta foto, el fotógrafo, me prohibió entrar si no comía un plato de pasta antes —más de lo que había comido en varios meses—. Me enojé tanto. Aún así, fue la única persona que se dio cuenta que tenía un problema.  Tenía 16 años, 6 pies de altura y pesaba 113 libras (51 kilos). Vivía en París y trabajaba todos los días, viajando por ciudades europeas. Cuando mi cuerpo no podía soportar esta desnutrición y el desgaste de energía y subía de peso, los directores de la agencia me decían que tenía que dejar de comer por dos semanas y que no podía comer mucho las dos siguientes a esas. Al día siguiente era enviada a casa. Como adolescente sólo hacía lo que me pedían para alcanzar el éxito. Pero el daño que le hice a mi cuerpo y mente es algo que nunca podré olvidar"

 

Johanna

"#QueridoNYFW Sólo porque mis caderas miden 38 pulgadas (96 centímetros) y no 36 (91 cm) no significa que no puedo ser modelo. Cuando era adolescente, mi miedo más grande era engordar y recientemente me dijeron: "come más vegetales y haz elíptica y regresa en un mes".  Respondí que llevo una dieta basada en vegetales  y que me ejercito regularmente, me rechazaron y pensé que esa no es la vida que quiero. Después de cambiar a una dieta vegetariana, gané 15 libras (6 kilos) y honestamente,  pensé que algo estaba mal conmigo. Pero después de educarme y aprender que muchas mujeres tienen bajo peso porque están intentando complacer los estándares de belleza de la sociedad y que el peso en el que yo estaba, era la forma más sana en la que podía estar. Finalmente acepté mi cuerpo por lo que era y perder más peso sería perjudicial para mi salud mental. Condenar el tamaño de mis caderas no era sano, necesitaba amarme  Estoy sana y no debo condicionar mi salud para obtener un trabajo"

 

Katie Schmid

"Como a muchas modelos, me han dicho que debo ponerme en forma y que debo perder peso, que debo bajar mis medidas. He sido elogiada por tener una cadera de 33″, y castigada por tener una cadera de 36", irónicamente.  Ahora estoy en la universidad y soy más pequeña que hace dos años que cuando modelaba tiempo completo (a pesar del hecho de que me ejercito mucho menos, como mucho más carbohidratos y he dejado de contar las calorías por completo).

Al final del día, nuestros cuerpos cambian en gran medida, especialmente durante los años de adolescente durante los cuales la mayoría de estamos de lleno en nuestras carreras de modelo.A veces, no hay una explicación clara para ese aumento o pérdida de peso, todo el mundo es diferente. Algunas de nosotras estamos destinadas a tener más de 36″ de cadera … es enfermizo que nos hagan sentir culpables, perezosas o indignas de tenerlas.

Aún más importante, muchas de nosotras somos naturalmente altas, delgadas o caucásicas y aún si ganáramos 2, 3, o 5″ de cadera no estaríamos representando la diversidad de mujeres en África o el mundo.  Así que realmente, esta historia no es para obligar a la industria de la moda a contratarme o a mujeres que se parezcan a mí, pero con un poco más de muslos o caderas más anchas. Más bien pido que contraten a personas que son completamente diferentes a mí, en altura, peso, forma de nariz, forma de ojos, color de pelo, origen étnico, nacionalidad e historia. Estoy cansada de ver mujeres altas, delgadas y blancas representar una mayoría, cuando en realidad somos minoría. No les pido que acepten una versión ligeramente diferente de la imagen que han estado perpetuando durante décadas, sino abandonar esa imagen por completo. Contraten a gente nueva, a la que todavía no hemos visto en la pasarela del #NYFW. Cambien las tallas modelo, cambien sus directores de casting y cambien su imagen. Necesitamos una revolución de moda. #QueridoNYFW, mezclen, ¿pueden? Ya es hora de hacerlo.

 

Javeon Gordon

*#QueridaNYFW Recuerdo cuando a mis 22 años tenía todas mis esperanzas y sueños hechos pedazos porque no podía participar en otra sesión. Después de ser rechazada tantas veces por cambiar mi talla de cadera 35-36, por fin logré entrar a una agencia. Desafortunadamente mi felicidad se convirtió en angustia después de una reunión sobre el tamaño de mis muslos, justo antes de la Semana de la Moda. Un agente dijo sobre mi portafolio: "No puedo usar ninguna de estas imágenes para enviar a los clientes debido a su tamaño". Señaló varias imágenes antes de detenerse en esta foto en particular, donde mis muslos estaban delgados y con una abertura en medio (tight gap) y dijo que era demasiado pequeña. Me dijo que si quería seguir en esto debía apegarme a las estrictas dietas y me dio una lista a seguir que sólo incluía yogurt, nueces y rutinas de yoga. También me recomendó que viviera en un departamento de modelo con niñas en las mismas que yo. Como una mujer de color, de 18 años, veía mis caderas como un golpe en mi contra en esta industria. Antes de sentirme bien con mis curvas  visitaba clínicas para perder peso extra y estudiaba cómo perder más, en tan sólo dos semanas.

Industria de la Moda Americana, quien sea que aceptes como modelo importa. La diversidad de formas, etnicidades, edad y más deben estar presentes en su idealización de belleza. Sus estándares, representaciones y aceptación afecta nuestra sociedad (nuestra juventud) y promueve horribles trastornos alimenticios que perpetúan una ideología no inclusiva de belleza.  #DiarioDeUnaModeloInconforme

 

Meredith Hattam

Esta sesión de prueba fue hecha cuando tenía 20 años, justo después de que mi agente me pidiera perder 20 libras para poder entrar en una talla 0 o 2.  Esto fue hace 10 años pero sigue siendo algo que muchos (hombres y mujeres) experimentan a diario. Apoyo a @modelallianceny y a @nedastaff pidiendo que la industria promueva la buena salud y la diversidad esta NYFW.

 

Mélodie Monrose

"Cuando comencé, era una de las pocas chicas de color en la pasarela. No estaba tan consciente de ello pero la gente hacía que lo estuviera. Ellos decían "Oh, eres la única chica negra en el show". algunas veces te hacían sentir como que deberías estar feliz por ello. A veces, la gente te hace sentir como si debieras sentirse feliz por eso, pero no deberían. Me gusta que la gente empiece a hablar de ello"

 

Aglaë Dreyer

"Empecé a modelar a los 16 años.  Sufrí trastornos alimenticios para poder ser una estúpida 'talla 0'. En ese tiempo me volví anoréxica, puse mi salud física y mental en peligro y me tomó años superarlo y aprender a amar mi cuerpo al como es.  Conocí a muchas chicas que también lo hicieron y hoy sigo conociendo niñas que están en eso y sufren trastornos alimenticios. Es por esto que hoy mi trabajo es tan importante; enseñar y ayudar a la gente a cambiar la idea de belleza y moda y ayudar a mujeres y niñas a aceptar su cuerpo. Lo que importa es sentirte feliz y sana. Las personas en la industria de la moda tienen una responsabilidad; dar a las modelos ejemplos de tallas más grandes.  Hay que dejar de vender esa falsa idea de que la belleza y el estilo es para las chicas muy delgadas. Lo que provoca es que las mujeres nos sintamos insuficientes"

 

 

 

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter