Natalie Portman: "Una película no es feminista por tener una mujer que patea traseros"

La actriz ha dado mucho de que hablar en el plano feminista y defendió que Hollywood no termina de entender lo que significa feminismo y equidad de género.

Por Karen Hernández

La actriz es una de las celebridades que más se ha pronunciado a favor del movimiento feminista. En las últimas semanas, Natalie se convirtió en un punto de refrencia para este, ya que dio a conocer que cuando filmó "No Strings Attached" (Amigos con Derechos), ganó tres veces menos que Ashton Kutcher, sólo porque el era el galán del momento, y por ende, cotizaba más.

        DESCUBRE MÁS

 

Por otro lado, durante la Marcha de las Mujeres, la actriz dejó su postura sobre la maternidad (que "el secreto de la vida está en nuestro interior) y que debemos dejar de tenerle miedo al cuerpo para poder tener control sobre él. 

Ahora, Natalie está camino al Oscar por su interpretación de Jackie Kennedy, una de las mujeres más rudas de la historia por su personalidad, estilo y carácter que rompieron con la norma de primera dama recatada, en diversas ocasiones.  Sin embargo, para la actriz, los roles feministas en el cine deben dejar de montar una imagen de mujer dura para darle paso a una figura más humana, pues muchas veces por darle un carácter fuerte, se olvida por completo la parte vulnerable. 

'Poner a la mujer así no es feminista porque no le permite a la mujer ser un ser humano. Ninguna es así de dura", declaró la actriz para Elle Uk. "Es una falacia en Hollywood decir que si una historia es feminista, entonces la mujer debe golpear, patear traseros y ganar. Eso no es feminista, eso es machista".  Esto recuerda un poco al polémico caso del remake de Los Cazafantasmas, considerada como una oportunidad perdida para hacer valer el feminismo en la industria. Por el contrario, el poner a un grupo de mujeres luchando contra fantasmas, en vez de recurrir al clásico grupo macho, hizo que la cinta y las actrices se volvieran blanco de burlas e insultos misóginos.  

Pero el verdadero problema, de acuerdo con Portman está en que no hay suficientes elementos femeninos en la producción de grandes películas. "Cada año hay filmes dirigidos, escritos o producidos exclusivamente por hombres. Hay una minoría de voces femeninas por ahí". ¿La solución? Darle "fuerza" al único rol femenino que hay dentro de la película, sin darle un fondo emotivo que realemnte genere empatía entre ambos sexos.

En el caso de Jackie, por ejemplo, Natlie explíca que: "Ella puede ser valiente y egoísta, vulnerable, muy dura, sensual y fría y todas esas cosas a la vez porque así son los seres humanos".

Natalie se ha convertido en un modelo a seguir en Hollywood ya que ha logrado llegar a la cima sin renunciar a sus orígenes o a su cultura. Tampoco dejó de lado la oportunidad de hacer una carrera y hoy tiene una licenciatura en psicología. La actriz ha experimentado con diferentes papeles,  encontró el amor y demostró que la maternidad no  es un impedimento para llegar a más y tampoco te hace más mujer o una mala feminista.

A pesar de que hay roles femeninos muy poderosos, muchos de estos, especialmente los que son de superheroinas, son un reflejo del rol masculino (por ejemplo, la Mujer Maravilla y Superman). Aún falta un largo camino para que Hollywood entienda la equidad de género, no sólo en pantalla, sino detrás de ésta.

"Soy feminista. Me imagino que la base es que las mujeres deberíamos tener las mismas oportunidades y recibir el mismo trato que los hombres", declaró la actriz. Por supuesto Portman  no iba a quedarse sentada en espera de una oferta, por lo que hoy ya escribió, dirigió y protagonizó su propia película, llama  "A Tale of Love and Darkness."