Mathilde Brober, un ejemplo de que todas podemos alcanzar nuestras metas

Mathilde Brober tuvo que soportar las burlas de la gente en las calles de la ciudad de Aarhus, Dinamarca, solo por su peso. Mathilde llegó a pesar 126 kilos, sin embargo, la mujer de 21 años de edad logró perder casi 70 kilos, decidida a cambiar su forma de vida.

Ella comenzó la lucha contra el sobrepeso cuando tenía 16 años. Dejó por completo la comida chatarra y comenzó a ir al gimnasio.

 "Durante toda mi vida sufrí de obesidad". "Tuve amigos y no decían nada ofensivo. Pero a veces los transeúntes lo hacían. Me sentí atrapada en mi propio cuerpo. Sentí que no era yo, sino alguien más."

"Si realmente quieres bajar de peso, tienes que confiar sólo en ti mismo" Mathilde Brober, un ejemplo de que todas podemos alcanzar nuestras metas…

Ella no siguió ni sigue dietas, come saludable pero a la vez sigue comiendo alimentos grasos como papas fritas. El secreto está en reducir las porciones, así puedes comer lo que quieras pero solo un poco, no el paquete completo. Otro de sus secretos es usar una pequeña cuchara y comer despacio.

"Si pierdes peso y alcanzas sus metas, es imposible volver a los viejos hábitos. Si consumes más calorías que las que tu cuerpo quema, generarás grasa de nuevo. Tienes que recordar esto. Todavía como patatas fritas, dulces y alimentos grasos, pero al mismo tiempo mantengo el equilibrio. Es mejor comer pocos trozos de esos alimentos prohibidos que el paquete entero." 

Bajar tanto de peso también provoca que la piel se haga flácida y cuelgue, esto también fue difícil para Mathilda, pues ya había logrado perder grasa pero ahora la piel era algo que la incomodaba. Fue por ello que tuvo que someterse a una abdominoplastía, cirugía para extraer el exceso de piel.