Por qué tenemos miedo de involucrarnos en una relación amorosa

Las experiencias pasadas pueden influir en nuestra entrega al amor, pero también, es necesario considerar la relación con nuestros padres.

El amor es algo desconocido. Por más que pienses que puedes describirlo, vivirlo y experimentarlo, es una de las pocas cosas que el ser humano no puede explicar con certeza.

Sí, hay hormonas y sustancias químicas que nuestro cerebro libera cuando estamos enamorados, y de ahí viene la costumbre de decir que dos personas “tienen química”, pero eso no siempre es suficiente.

A muchas personas les da miedo el amor. ¿Por qué, si es algo tan lindo, que te hace tan feliz? Porque amar implica entregarse, deshacerse de las máscaras, del ego, y eso es más difícil de lo que parece.

De todas formas, el ser humano busca el amor, porque sabe que es algo que le permite trascender. Existe cierta ambivalencia: quienes temen al amor, también temen a la intimidad, y a su vez, a la soledad.

¿Cómo se encuentra el equilibrio? Lo más importante, es entender nuestro comportamiento en relación al amor. Como explica Lisa Firestone, psicóloga y columnista en Psychology Today, hay patrones a los que nos aferramos que pueden afectar las relaciones y hacerlas destructivas.

tumblrmsuw31o6nm1rp2q6no1500.gif

Las relaciones pasadas pueden influir en nuestra entrega al amor, pero también, es necesario considerar la relación con nuestros padres. Son las primeras personas con las que interactuamos cuando somos niños: se convierten en nuestros modelos de comportamiento.

Cuando una persona no puede mantener relaciones amorosas sanas, lo primero que hay que observar es eso: si nuestras necesidades emocionales no fueron tomadas en cuenta cuando éramos niños, probablemente, nos cueste confiar más en las personas y en una potencial pareja.

El abandono emocional en la infancia genera patrones de evitación. Una persona con esa experiencia no reconoce sus propias necesidades, no está conectado con sí mismo, porque es demasiado doloroso lidiar con lo que realmente siente.

Eso provoca dificultades para conectarse con los demás, porque consideran que eso los forzará a perder su independencia, que los obligará a conectarse con sus propias necesidades y las de su pareja.

b77dc0e86725e95c857f8bb5fc32e725.gif

A pesar de parecer independientes, estas personas sienten mucha ansiedad cuando piensan que sus parejas las dejarán.

¿Qué ocurre cuando una persona es demasiado posesiva o dependiente en las relaciones? Esto también tiene que ver con la relación con los padres. Esta es la dínamica: un niño/a tiene la atención de sus padres, pero esto no es constante.

Sus necesidades emocionales se satisfacen sólo cuando sus padres lo determinan y con eso, el niño no sólo se siente inseguro, sino que también, cree que tiene el deber de cubrir las necesidades emocionales de sus padres.

Los niños creen que tienen que hacer algo para conseguir atención, para ser amados, y si no se resuelve, ese patrón se mantendrá en la adultez. Serán personas que exigirán atención constante, que sentirán inseguridad, y eso también puede impedir que se desarrollen de forma sana en el amor.

Es clave que todos estos temas sean analizados y tratados junto a un profesional, porque resolverlos puede ser la llave para la felicidad, el amor propio y la plenitud.