¿Quién es el culpable de la balacera en colegio de Monterrey?

La tragedia ocurrida en México ha conmocionado al mundo

Por Olivia O'Gam Espinosa

Columna de opinión

Monterrey es una de las ciudades más pobladas de Nuevo León y uno de los sitios en los que la violencia, por desgracia, es algo común. Ubicada al norte del país, esta semana la ciudad fue el escenario de una terrible tragedia que ha conmocionado al mundo entero: un estudiante que disparó sin contemplación a tres de sus compañeros y una profesora en pleno salón de clases. Nadie sabe cómo consiguió el arma y cómo pudo introducirla al colegio. Acertó cada tiro en la cabeza de sus 5 víctimas. Aunque la información aún no se hace oficial, testigos aseguran que al menos 3 de ellos murieron, incluido el autor del homicidio (el único desceso confirmado hasta el momento), un chico de 15 años que se disparó tras cometer el crimen. Las autoridades han comenzado una investigación y, de momento, solo se sabe que el joven padecía una depresión profunda. 

DESCUBRE MÁS

 

El vocero de seguridad, Aldo Fasci, envió un mensaje a los padres de familia en medio de la tragedia: "Necesitamos ponerle más atención a nuestros hijos, y tener más cuidado en lo que portan, con quién se juntan, porque tienen acceso a todo en las redes sociales, esto es producto sin duda de lo que vieron en redes sociales en otros países", dijo Fasci.

Pero no, señor Fasci, el tiroteo no es una imitación de un hecho ocurrido en otro país, la violencia está arraigada en nuestra sociedad y cobra nuevas formas a medida que pasa el tiempo. La balacera en este colegio es tan cruda que se asemeja incluso a los más despidadados ajustes de cuentas entre cárteles rivales del narcotráfico. El lamentable video que circula en Internet retrata que las víctimas recibieron un certero disparo en la cabeza: el 'tiro de gracia'.

Y sí, los padres debemos estar al pendiente de nuestros hijos, educarlos para que tengan la confianza de hablar con nosotros, privilegiar el diálogo, jamás resolver un problema a través de la violencia y, si necesitan ayuda, saber que pueden pedirla. Sin embargo, decir a los padres de las víctimas que hay que poner más atención en sus hijos, no es lo que esperan escuchar. Sus hijos estaban en su colegio tomando una clase y la violencia los alcanzó. Ellos quieren lo mismo que muchos de nosotros: justicia y seguridad, condiciones que garanticen que hechos como este no se repetirán y que se realizará una investigación exhaustiva que revele a los verdaderos culpables. 

En México se ha normalizado la violencia, somos muchos los que estamos hartos de que cada día se registren ejecuciones, secuestros, feminicidios y tiroteos, pero nuestro hartazgo y nuestra sed de justicia parece no tener eco ante las autoridades. ¿Quién entonces es el verdadero culpable de este crimen? El tristemente viralizado video que muestra el momento exacto de las ejecuciones no deja duda de quién fue el joven que accionó el gatillo. Pero no nos egañemos, él no es el único responsable. La sociedad intolerante y llena de odio que lo crío fue quien puso esa pistola es sus manos. Esa misma sociedad irascible que llega a los golpes por el simple hecho de preferir equipos de futbol diferentes; la que baja bastón en mano para romper el parabrisas del automóvil que osó cerrarle el paso; la que ofende y ridiculiza al prójimo por lo que decida hacer en la intimidad de sus cama; la que enseña la venganza y el 'no te dejes' antes que la conciliación. La misma sociedad dividida y polarizada que solo ve por sus propios intereses y que, al final, elige un gobierno al cual culpabilizar por todo lo malo que ocurra después. Esa sociedad que tras cada desgracia se lleva las manos a la cabeza y busca ansiosamente poder señalar culpables sin mirarse a sí misma en el espejo.