10 lecciones de amor que todos debemos aprender de los Obama

Más allá de sus labores políticos, Michelle y Barack nos dejaron valiosas lecciones que debemos aplicar en la vida, especialmente porque se convirtieron en un ejemplo de amor, pasión y apoyo.

Por Karen Hernández

La relación de Michelle y Barack Obama sin duda hizo que viéramos su papel dentro de la Casa Blanca como una historia de amor y complicidad aplicada en un nivel nunca antes visto en una familia presidencial.

       DESCUBRE MÁS

 

En diversas ocasiones, ambos demostraron su respeto y admiración, el uno por el otro, al grado de que sus nombres rara vez faltaron en sus discursos políticos y sociales. Sin duda, los Obama se convirtieron en un modelo a seguir de pareja, incluso por encima de las celebridades y personajes románticos que vemos en la pantalla. Por ello, creemos que existen grandes lecciones de amor que debemos aprender de ellos, aunque a veces, las imágenes dicen más que mil palabras:

Jamás estés con alguien que te haga menos: Barack era el presidente y Michelle la primera dama, sin embargo él nunca dejó que Michelle fuera una sombra y siempre le aplaudió su intelecto y todos los logros que obtuvo. Barack alabó la figura de Michelle abiertamente, como esposa, madre, mujer y  colega. Esto los llevó a lograr una simetría de pareja, sin ocultar la autonomía de ambos.

Imagen foto_00000009

"Me has hecho sentir orgulloso y has hecho sentir orgulloso a este país", pronunció Barack conmovido en su último discurso como presidente.

"Quiero tomar un momento para decir públicamente lo orgullosa que estoy, no sólo de lo que ha hecho sino cómo lo ha hecho", dijo Michelle cuando introdujo a su esposo durante el último evento de campaña de Hillary Clinton.

Imagen foto_00000010

"Juntos pero no revueltos": no dependas demasiado de tu pareja, cada quien debe tener sus actividades, sus roles y sus méritos. Eso sí, recuerda que no se trata de competir, sino de complementarse por eso, apoyense en uno del otro sin querer dominar.

Imagen foto_00000002

Agradece siempre a la otra persona: Nuncá faltó el nombre del otro en los discursos de cada uno. Por un lado, Barack agradeció siempre el apoyo incondicional de Michelle, como esposa de un presidente (un puesto nada fácil)

"No te fijes en la cuenta de banco, ni en el título. Fijate en el corazón, y en el alma": Cuando es amor verdadero, el aspecto físico, los títulos y las debilidades dejan de ser objeto de debate. No dejes que el exterior se convierta en un punto negro, dedíquense a conocerse todos los días y hagan conexión con el interior del otro.

Procurense y cuiden los detalles: Este es un gesto muy importante y por más pequeño que sea, demuestra que te importa el otro y que estás al tanto de su persona. Recuerda que la clave de una relación está en el apoyo y el soporte.

Imagen foto_00000007

El tiempo de calidad es crucial:  no importa lo apretada que esté su agenda, busquen siempre un espacio para hacer algo juntos y conocerse. A veces nos concentramos tanto en nuestras actividades y ambiciones, que nos olvidamos de compartir con el otro.

Imagen foto_00000006

Recuerden siempre lo que los enamora del otro: Barack y Michelle (especialmente Barack), siempre hicieron referencia de sus años de juventud, cuando se conocieron y comenzaron a salir. "La invité a salir tantas veces, a pesar de que ella dijera que no", dijo Barack en una ocasión. 

Imagen foto_00000005

 

Al final, te darás cuenta de que tu pareja es tu persona porque terminan sincronizándose (¿les ha pasado?) Imagen foto_00000004