Las amistades no son para siempre, y está bien

Nos sentimos mal por eso, tratamos de responsabilizarnos a nosotras mismas o a las otras personas por lo que ocurre, pero no siempre existe una explicación.

La amistad entre mujeres es especial. Cuando somos niñas, nos aferramos a nuestras amigas, pero como la infancia es inocente, tampoco existe ese deseo de posesión inherente la adultez.

En la niñez, no hay mayores responsabilidades y eso explica la facilidad con la que hacíamos y deshacíamos amistades. No existía la hipocresía.

Cuando crecemos, el cuento es otro. Lo primero que HAY que considerar, es que sólo por nacer mujeres, la sociedad nos hace competir con nuestras compañeras de género. Es injusto, pero ocurre.

Es por eso que tratamos de ser selectivas con nuestras amigas: tenemos un terror extremo a la traición, incluso si la otra persona ha demostrado fidelidad y sinceridad constante.

A medida que vamos forjando nuestra identidad, vivimos paralelamente los procesos de nuestras amigas. Cambiamos, tenemos acuerdos y desacuerdos, peleas y reconciliaciones. Pero, también llegamos a un punto en que, por más que nos duela reconocerlo, ya no tenemos nada en común con las que fueron amigas durante tantos años.

zoey1449224146.gif

Indiatimes.com

Nos sentimos mal por eso, tratamos de responsabilizarnos a nosotras mismas o a las otras personas por lo que ocurre, pero no siempre existe una explicación. La gente cambia, la vida sigue, los destinos se van separando. Así es la vida y eso no te hace mejor o peor persona, sólo ser humano.

Las amigas sí pueden ser para toda la vida, y eso es una bendición. Pero si en el camino, descubres que tienes afinidad por personas distintas, es mejor ser sincero.

No se trata de evadir responsabilidad y de pretender que la amistad no implica esfuerzo, sino que de no forzar las cosas por convenciones sociales, apariencia o costumbre. 

Lo importante siempre es lo real. Sabes que si te separas de una persona que estuvo a tu lado por tanto tiempo, el cariño será para siempre. Admitir que las amistades ya no funcionan también implica darle la libertad al otro, respetar su individualidad, reconocer con madurez que otros quieren seguir su propio camino.

Si tenemos buenas amistades, que nos aportan y que nos hacen sentir bien, tenemos que cuidarlas y cultivarlas. Averigua qué significa amistad para ti y si puedes reconocer que hay personas que te insegurizan y que te hacen pensar que tienes que ser de otra forma para tener su aprobación, no insistas en ello.