Estas muñecas sin maquillaje destacan la belleza natural de las niñas

Este proyecto rompe con la idea que las muñecas nos han planteado sobre qué hacer o cómo vernos para ser perfectas.

foto: treechangedolls

Por Karen Hernández

De niñas, nunca nos dimos cuenta de que nuestras muñecas tenían cuerpos irreales, con torsos delgados, piernas largas, cabellera perfecta y plastas maquillaje que las hacían lucir perfectas; jugábamos con ellas y ya. Sin embargo, es un hecho que, de una u otra forma, el verlas tan bonitas nos hacía creer que así era como debíamos ser de grandes (además de que siempre tenían que tener a su "Ken")

       DESCUBRE MÁS

 

Hoy, la industria del juguete ha intentado romper con estos estereotipos de mujer perfecta, aunque quienes realmente lo han logrado, son las propias usuarias. Tal es el caso de Sonia Singh y su hermana, quienes al no tener la oportunidad de jugar con juguetes de primera, tuvieron que hacer las suyas. Esto, les dio su propia imagen  de belleza, muy lejana a la que han creado los grandes fabricantes. 

El proyecto se llama Tree Change Dolls y aunque no fabrican muñecas, junto a su hermana y sus hijas, Sonia se dedica a restaurar las que ya existen para darles una imagen más real. Esto consiste en limpiar el maquillaje y los rasgos exagerados de estas muñecas para entonces pintarles rasgos más naturales. El proyecto también busca restaurar muñecas que estén dañadas o que sean de segunda mano, para dejarlas como nuevas.

Por su parte, la madre de Sonia se dedica a confeccionarles hermosas piezas de ropa que inspiren a las niñas, dejando por completo la hiper sexualización que estas muñecas transmiten. 

Las muñecas se pueden adquirir en Internet en este enlace. Cada venta representa un donativo de 20% para la iniciativa Because I Am A Girl (Porque Soy una Niña), que ayuda a que niñas de todo el mundo tengan acceso a la educación, así como para enseñarles sobre liderazgo, toma de decisiones y a defenderse de abusos.

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter