Wonder Woman ya no es más una embajadora honoraria de la ONU

A menos de dos meses en el cargo.

Sorpresa había causado el nombramiento por parte de ONU a Wonder Woman, la icónica superheroína de DC, como una embajadora honoraria. Su misión era “lograr la igualdad de género y la autonomía de todas las mujeres y las niñas” y pretendía levantar todo un plan mediático para este próximo 2017.

Sin embargo, a poco menos de dos meses, de su “nombramiento” ha sido “destituida”  debido a ciertos sectores que consideran que su imagen, no promueve una perspectiva realista de las mujeres.

45.000 personas firmaron una petición enviada al secretario general de la O.N.U., Ban Ki-moon, para la reconsideración de esta designación.

Extracto de la carta:

Aunque los creadores originales pudieron haber pretendido que la Mujer Maravilla representara a una mujer guerrera, fuerte e independiente, con un mensaje feminista, la realidad es que la representación actual del personaje es la de una mujer blanca de pechos grandes y de proporciones imposibles, escasamente vestida en un traje ajustado.

Un personaje de ficción no puede cargar con un tema tan sensible como la paridad de género en puestos de responsabilidad, la prevención de la explotación y abuso sexual de mujeres y niñas.

wonderwoman660x650.jpg

Si bien es cierto, Wonder Woman se ha transformado con los años en un personaje representativo del empoderamiento femenino, no es menos cierto que ha tenido que lidiar con décadas de sexualización y para muchos no aficionados al comic, sigue siendo la caricatura de una chica sexy que lucha contra el mal.

Así que la decisión de elegir una chica real después de todo no es una petición exagerada.

Por otro lado, Jeffrey Brez, portavoz de ONU, aunque sin dar detalles, ha declarado que las iniciativas basadas en personajes de ficción no duran mucho más allá de unos meses.  Brez comparó esto con lo hecho con personajes como Angry Birds, que durante un día se utilizaron como imagen en la lucha contra el cambio climático.

Claramente esto levantará la misma polémica que su nombramiento en primera instancia, pero la pregunta acá es ¿Estábamos listos para tener a un personaje ficticio representando los ideales de un género? ¿Era necesario tener sólo una? ¿No podría haber una embajadora real y una honoraria? El tiempo dirá como se soluciona esto.