Nadie le creyó y contó su dolorosa violación en un cómic

Ana es una guatemalteca que sufrió humillantes abusos sexuales y la justicia le dio la espalda. Esta es su historia.

Por Luz Lancheros

Ana es guatemalteca. Al huir de su país por la violencia, llegó a España, donde un profesor universitario que conocía la recibió. Este la violó y humilló sistemáticamente hasta que ella se cansó y denunció. Nadie le creyó y lo peor de todo: la justicia se volvió en contra de ella.

DESCUBRE MÁS

 

Por eso decidió contarlo todo en un cómic. De ahí nació la iniciativa en redes llamada #YoTeCreo, donde muchos le muestran su apoyo y ayudan a visibilizar primero que todo, una injusticia. Y segundo que todo, cómo actúa el sistema y la sociedad para hacer que una mujer sea apartada y silenciada y que su problema sea considerado nada.

En el cómic se compara con una muñeca que es manipulada hasta quebrarse. Las imágenes son desgarradoras. Muestran todo el dolor interno, el sufrimiento que padeció Ana.

 Imagen foto_00000001

 

Imagen foto_00000002 

Toda la historia llega hasta que la justicia la maltrata. Desistió, porque nadie le creía. Llegó a España y como mujer y migrante no tuvo ninguna posibilidad. Su maestro la acosaba ya en su país pero fue el único que se ofreció a ayudarla. La manoseó dormida. Controlaba su dinero, sus relaciones. 

 Imagen foto_00000003

 

 Imagen foto_00000004

"Yo no soy un hombre. No soy humano. Soy un oso. Puedo ser tu oso de peluche", le decía.

Imagen foto_00000005 

 Imagen foto_00000006

Era "encantador" hasta el punto de aislarla. Insistió tanto que la quebró y la violó. La obligó a llamarlo "amo" y a repetirle que era "su puta". La hizo ver pornografía y luego la penetraba analmente. Lo peor es que la ataba con una cuerda, la hacía andar a cuatro patas y la miraba al espejo para reconocerla como "su perra".

 Imagen foto_00000007

 

 Imagen foto_00000008

Le hizo sentir tanta vergüenza que ella no pudo hablar de eso sino mucho después, con una amiga. No podía comer, dormir, pensaba que no valía la pena vivir. Hasta que tuvo el valor de ir con la justicia y trataron de convencerla de que ella era la culpable. Le creyeron todo a él.

 Imagen foto_00000009

Por eso decidió hacer el cómic, que hoy es un hashtag en redes sociales. Uno donde a muy pocas víctimas se les dice: "Yo te creo". 

 TE RECOMENDAMOS EN IMÁGENES

Imagen foto_00000010