La musulmana que enseña autodefensa para protegerse de la xenofobia

El odio y la intolerancia racial y religiosa han llevado a muchas mujeres a levantarse en contra de sus agresores de una forma inesperada

Por Karen Hernández

El creciente odio y la violencia contra personas "ajenas" a la sociedad, especialmente hacia musulmanes y personas de origen árabe, ha obligado a la comunidad a tomar medidas de autodefensa. Sin duda, la islamofobia ha sido por mucho tiempo un problema social de magnitudes inmensas que pone quienes profesan esta religión como un "tiro al blanco".

Zaineb Abdulla, radica en Chicago, y es una de las jóvenes musulmanas que se dedican a enseñar defensa personal, utilizando una peculiar técnica basada en aquel elemento que es motivo de agresiones: el hijab. 

       DESCUBRE MÁS

 

Zaineb es socióloga especializada en educación especial y trabaja en Deaf Planet Soul, una organización para personas con sordera, donde implementó un programa de prevención de violencia y autodefensa para mujeres que tienen alguna deficiencia auditiva, cognitiva o física.

Lo que comenzó como un programa exclusivo para estas personas, terminó convirtiéndose en un movimiento viral que incluye a mujeres que son violentadas por utilizar hiyab (el velo árabe). Y no es que únicamente este sector sufra de acoso y ataques físicos, sino que convierte el velo en un arma de defensa.  

La técnica se llama Hijab Granb Escape y consiste en someter al atacante en el suelo justo cuando se acerque para tocar el velo, pues según, Zaineb, lo primero que intentan es arrancarlo.

 

Zaineb sube videos -explicados hasta en leguaje de señas- que demuestran cómo se deben llevar a cabo los movimientos para zafarse de una situación de peligro. Muchos de sus movimientos están basados en la técnica brazileña Jui Jitsu y está especialmente pensada en mujeres que se enfrentan a agresores mucho más altos que ellas. Y sí, no necesariamente se aplica en casos de mujeres que portan hijab, sino también en casos donde el agresor nos toma por el cuello.    

Cierto, no es fácil actuar frente a una situación de peligro, incluso nuestra primer reacción, por instinto, es la parálisis, por eso, según Zaineb, hay que educarnos para actuar primero.

Aunque la chica ha recibido amenazas, está decidida a seguir con sus clases ya que considera que, en vista de que todas somos vulnerables, son necesarias para resguardar nuestra integridad (sí, esto incluye a todas las mujeres).

 

Por cierto, Emma Watson aprendió técnicas de autodefensa con la primer mujer en fundar una escuela de defensa personal en Medio Oriente. Su nombre es Lina Khalifeh, y además de entrenar, promueve el empoderamiento femenino tanto físico como psicológico en Jordania, uno de los países donde los índices de agresiones hacia mujeres y abusos sexuales van en incremento año con año. 

A pesar de tratarse de mujeres musulmanas, la realidad es que el asunto de xenofobia, violencia y agresiones de género no es para nada algo lejano. Lo cierto es que, la defensa personal no es un escudo de supervivencia que las nos ayuda escapar de agresiones. 

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram