Francia debate derecho a legítima defensa para mujeres maltratadas

Una mujer de 69 años condenada por asesinar a su esposo es el caso clave para el cambio de la ley.

En 2012 Jacqueline Sauvage asesinó a su esposo Norbert Marot, de tres disparos por la espalda. Minutos antes él la había despertado a gritos pidiendo que prepara la comida.

Jacqueline era madre de tres, dos mujeres y un hombre. La familia vivía en un pequeño pueblo de Selle-sur-le-Bied, en la región céntrica del Valle del Loira.

Hoy Jacqueline tiene 69 años y está cumpliendo una condena de 10 en la cárcel. Debería salir en libertad en 2018.

¿Qué hizo que Jacqueline disparara tres tiros a Norbert? Durante el juicio se debelaron muchos secretos familiares que nos hacen comprender la reacción de la mujer en aquel momento.

emocionohollandematarmaridomaltratador990012636781301706x640660x650.jpg

Jacqueline Sauvage.

Norbert era violento la agredía constantemente a ella y a sus hijos, especialmente a Pascal quien luego de la encarcelación de su madre se suicidó. Pero uno de los detalles más escabrosos argumentados en el proceso es que el hombre abusaba de sus dos hijas.

Este caso se ha convertido en insigne debido a su complejidad y los constantes abusos sufridos por la condenada quien en un momento de su vida decidió terminar con la pesadilla que era su vida.

Ha sido tanto el impacto de esta historia que luego de dictar la condena para Jacqueline comenzó a gestarse un movimiento ciudadano y feminista que busca ayudarla y sacarla de la cárcel. 370 mil personas firmaron una petición para liberarla. Y este año el presidente de Francia, François Hollande le concedió un indulto parcial que no logró su liberación inmediata.

125729437371773597154327953919179647308538n660x650.jpg

Femen.

Uno de los detalles que mantiene a la mujer de 69 años en la cárcel es que no haya realizado los disparos en medio de una pelea sino que se haya demorado en reaccionar. Otro dato que le jugó en contra es que la mujer en los últimos años estuvo cuatro veces en urgencias del hospital por las graves agresiones que le propinaba su esposo, sin embargo, ella nunca dejó una constancia en la policía.

Debido a este caso hoy Francia se encuentra revisando sus leyes y planea agregar atenuantes para las mujeres violentadas. Se ha considerado apelar al síndrome de la mujer maltratada que actualmente existe en Canadá y se refiere a la “incapacidad del sujeto para salir por sí mismo de la situación”. Según detallan en El País esto impide que las personas que sufren de violencia intrafamiliar tengan tanto miedo de las represalias que no presentan denuncias. Están aterradas y muy deprimidas.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas queremos destacar este caso y que se terminen de una vez por todas los abusos.