Saalumarada Thimmakka, la mujer de 105 años que se dedicó a criar árboles

Ella y su marido nunca tuvieron hijos. El camino que encontraron para enfrentarlo, fue dedicándose a entregar amor a la naturaleza.

¿Qué quieres ser cuando grande? ¿Cuántos hijos quieres tener? ¿Cómo sería tu hombre perfecto? Alto. No es necesario seguir con estas preguntas, ¿o sí? Nos encantaría que responder a ellas fuera opcional, y aunque muchas mujeres luchan por evitarlas, la sociedad aún lo exige.

¿Y si no quiero tener hijos? ¿Vas a aceptar que no me considero a mí misma un ser que llegó a la Tierra sólo para procrear? Saalumarada Thimmakka es una de esas mujeres que ignoró las preguntas y que encontró la respuesta en su interior.

Ella nació en India, tiene 105 años y luego de 25 de matrimonio, decidió formar una familia. Sin embargo, los miembros de esta no son niños o niñas, sino que árboles.

161027170516saalumaradathimmakkaforestexlarge169.jpg

CNN

En una entrevista con CNN, esta maravillosa mujer explicó la razón de esta decisión que la ha convertido en una de las defensores acérrimas del medio ambiente en su país:

Mi destino era no tener hijos. Por eso, yo y mi marido plantamos árboles, los criamos y recibimos bendiciones por ello. Tratamos a los árboles como nuestros hijos.

Siendo India un país conservador y firme en torno al concepto de familia, para una mujer, lidiar con la infertilidad no es fácil. A pesar de estar expuesta a ese estigma, Saalumarada dedicó su vida a nutrir el planeta, entregando protección a los árboles y a las personas que pueden disfrutar del maravilloso paisaje.

Con su marido, quien falleció hace poco, han plantado más de 300 árboles, un mérito importante ya que India es un país árido y la localidad en que ella vive —Karnataka, al sur— es más seco aún.

La llaman la “héroe verde” y mientras viva, esta noble mujer seguirá entregando su amor a la naturaleza y también, su mensaje a través de la fundación que lleva su nombre.

Ha sido reconocida por las autoridades y organismos pro medio ambiente y también, ha tocado el corazón de jóvenes como Sri Umesh, quien se acercó a ella cuando tenía 14 años. La mujer lo adoptó y ahora, él dirige la fundación para preservar su legado.