8 cosas que tal vez no sabías sobre Hillary Clinton

Cuando a la señora Clinton quiere algo, lucha por conseguirlo con todas sus fuerzas. ¡Aquí está la prueba!

La candidata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha revelado algunos de sus secretos mejor guardadados y aquí te los compartimos. ¿Sabías que le encanta el picante y que se lo pone a muchos de sus alimentos? Echa un vistazo y conoce más de esta mujer que está a punto de convertirse en la sucesora de Barack Obama en la Casa Blanca.

DESCUBRE MÁS

  

Desde niña siempre le gustó soñar en grande y uno de sus primeros grandes anhelos fue convertirse en astronauta, por lo que decidió escribirle a la NASA para preguntarles qué necesitaba para cumplir su sueño, así lo relata en sus memorias "Living History":

"El presidente Kennedy acababa de iniciar su campaña para llegar a la Luna, era 1961, y yo tenía como 14 años, así que escribí una carta a la NASA, les pregunté cuáles eran los requisitos para ser astronauta y les conté algunas cosas acerca de mí. Ellos me respondieron diciendo que no estaban aceptando chicas como astronautas, lo que realmente me causó furia".

Se casó con Bill Clinton en 1975, aunque desde el inicio de su matrimonio ella dejó claro que no se convertiría en la 'mujer de', así que mucho tiempo siguió usando su apellido de soltera: Hillary Rodham, ya que quería "mantener su propia identidad". Por desgracia, tiempo después tuvo que usar el apellido de su esposo debido a la presión política y social que comenzaba a dañar la imagen de su carrera y su matrimonio. En el 2000 se 'convirtió' definitivamente en Hillary Clinton. 

No es que Hillary haya grabado un disco de música country con el que logró ser nominada al Grammy, lo que  hizo fue grabar un audiolibro sobre la responsabilidad social en la crianza de los niños. "It Takes A Village And Other Lessons Children Teach Us" logró el Grammy al mejor álbum hablado.

La ex primera dama considera que su trabajo de verano en Alaska como limpiadora de pescado, ha sido la mejor preparación que ha tenido para su camino a la Casa Blanca: "Mi trabajo consistía en apoderarme de ellos, se trata de peces grandes, tomar una cuchara y limpiar el interior … mejor preparación para estar en Washington que puedas imaginar".

Sí, es verdad que destacaba por sus calificaciones en el colegio, aunque también por su lucha por la equidad de género, así lo demostró en 1969, al convertirse en la primera estudiante mujer en pronunciar el discurso de graduación de su colegio, Wellesley College.

Quería pertenecer a los marines estadounidenses, pero cuando quiso ingresar se encontró con ciertos 'impedimentos' que no esperaba: "Estás demasiado vieja (tenía 27 años), no puedes ver y eres mujer". Sin embargo, esto no la desanimó y buscó otros caminos por los que pudiera ayudar a su país y lo consiguió. 

La década de los 90 fue la última vez que se puso frente a un volante, pues después de 1996 el Servicio Secreto de Estados Unidos se lo impidió por cuestiones de seguridad.

 

La canción de Joni Mitchell, "Chelsea Morning", inspiró a Bill y a Hillary para nombrar a su primogénita Chelsea Clinton.