Más mujeres jóvenes y adolescentes están solicitando cirugías estéticas genitales

¿Te parecería normal que tu hija, sobrina o hermana de 15 años dijera que quiere hacerse una cirugía en sus labios vaginales para que sean perfectos?

La cirugía plástica y reconstructiva ha ayudado a millones de personas a reforzar su autoestima.

A pesar de que hay excesos y sabemos que eso nunca es bueno, hay que reconocer que puede ser bastante útil, por ejemplo, para mejorar la vida sexual.

Aquí es donde entra la cirugía estética genital. Muchas mujeres llegan a consultas médicas para solicitar reconstrucciones vaginales y otro tipo de procedimientos, pero ¿te imaginas a una joven de 16 años consultando por algo así?

Aunque suene ajeno, es una realidad. Especialistas de la Universidad de Melbourne (Australia), liderados por la doctora Magdalena Simonis, llevaron a cabo un estudio para averiguar las razones por las que mujeres tan jóvenes solicitan este tipo de cirugías.

Sorpresivamente, Simonis y los demás especialistas que participaron en la investigación, afirmaron que la mayoría de ellas pedía la opinión de los médicos para corroborar si sus labios vaginales lucían normales.

bikinibridge0.jpg

Esta pregunta podría ser comprensible en una mujer mayor, que ha tenido hijos, pero no en adolescentes. Algunos de los factores que influyen en estas consultas son la necesidad de lograr la perfección, las modas como “depilaciones brasileras” y la percepción de la belleza, que es cada vez más exigente.

En un artículo de The Guardian, Magdalena Simonis comenta que al conversar con otros colegas, notó que esto no es un hecho aislado:

Hace 20 años, era muy extraño escuchar a una mujer que consultara por esto. Ahora, existen estándares demasiado exigentes y con las redes sociales, las chicas se sienten más presionadas a lucir perfectas.

Aunque puede ser muy buena, la cirugía de reconstrucción o rejuvenecimiento vaginal o de labios vaginales puede tener muchos efectos adversos. La doctora Simonis comenta que siempre hay que tener en cuenta al clítoris en este tema, ya que no es “un porotito” como lo describen en los libros escolares, sino que un órgano con miles de terminaciones nerviosas, muy complejo anatómicamente.

Las redes sociales e Internet están haciendo un flaco favor a las chicas jóvenes: la presión por ser perfectas de pies a cabeza (literalmente) es cada vez más intensa, sobre todo para adolescentes que aún no tienen una identidad o autoestima firme.

Las mujeres ven a Taylor Swift o Kim Kardashian como ideales de belleza y desafían a su propio cuerpo para cumplir con los estándares. Lo importante de todo esto, es que las que somos adultas intervengamos y apoyemos a las jóvenes, ayudándolas a entender que está bien no ser como estas chicas, que no hay que ser esclavas de la perfección.