¿Le creemos a las marcas cuando lanzan campañas “libres de retoques digitales”?

Missguided eligió como rostro a la bella Barbie Ferreira para su nueva campaña, y dicen que sus imágenes son completamente libres de Photoshop. ¿Cómo saberlo?

Desde que se inventó el Photoshop, las marcas han usado y re-usado sus herramientas para hacernos creer que lo que vemos es real. Si bien, es una tendencia que se da en todos los rubros gráficos, cuando se trata de moda y belleza, los retoques son intensos y excesivos.

Las mujeres estamos bajo constante presión por lograr parecernos a las modelos que aparecen en las revistas o en las redes sociales, y a pesar de saber que muchas de esas imágenes han sido alteradas, seguimos tratando de satisfacer a esta sociedad ridículamente exigente.

Hay algo bastante curioso en relación a este tema: las marcas que más celebran sus campañas sin retoques son las mismas que se han abierto a la diversidad, en términos de peso, raza y origen de las modelos.

allwoman34733.jpg

Self Magazine

No nos mal entiendan, nos encanta que la moda incorpore a mujeres que se parecen más a la mayoría de nosotras, pero al celebrar las campañas sin retoques para sesiones de fotos exclusivamente con mujeres “plus-size”, más se corrobora que la “perfección” aún es intocable.

Kate Moss hizo una sesión de fotos libre de Photoshop (no sabemos si fue así realmente) para Vogue Italia, pero convengamos que sólo Kate se atreve. Las otras modelos del momento, como Gigi Hadid o Kendall Jenner trabajan con Photoshop y lo saben. No creo que les moleste, porque eso acentúa su perfección.

La marca de ropa femenina Missguided anunció que la modelo Barbara Ferreira, una de las más famosas y solicitadas para representar el prototipo de “mujer normal”, sería su nuevo rostro.

e936d350731c013418a2060e3e89e053.jpg

Bustle

Ella es hermosa y se ve estupenda en las imágenes, pero nos cuesta creer que no haya ni un solo retoque digital en ellas. Se puede hacer mucho con las luces y otros recursos, con eso puedes mejorar los ángulos y favorecer a la modelo, pero dudamos que no haya Photoshop.

La discusión aquí tiene que ver con detalles que ayudan, pero que de todas formas no eliminan los problemas asociados a la perfección. Sólo una persona que sabe usar Photoshop puede corroborar que si hay retoques o no, ¿y qué pasa con el resto? ¿Cómo hacer entender a una niña o adolescente que esa mujer que ve en la imagen, no es así realmente?

Seguramente, no pasará nada. Tenemos que aplaudir la presencia de mujeres con un IMC normal en las campañas de moda, todavía nos falta mucho para llegar a eso en las pasarelas.

Tampoco es siempre necesario que una mujer con sobre peso represente “el cuerpo normal”, hay muchísimas mujeres que pueden cumplir ese rol, y la moda tiene que entender que no es necesario llegar a los extremos: ser “plus size” o estar en los huesos.