Conoce los detalles del proyecto que busca mejorar el Sename

La iniciativa legal busca diferenciar la actual institucionalidad centrada hasta hoy en el Servicio Nacional de Menores (Sename) y abordar un tema pendiente: garantizar los derechos de los niños y adolescentes en forma integral.

Por: Valeska Silva Pohl

El país tiene hace ya varios años un tema pendiente con nuestros niños y adolescentes. Los últimos y alarmantes hechos conocidos en centros del Sename y las problemáticas internas y administrativas del organismo así lo han ratificado. De hecho, en 1990 Chile suscribió la Declaración Universal de los Derechos del Niño, y desde entonces existe la obligatoriedad de trabajar y garantizar esos derechos. Sin embargo, seguimos al debe. Y por mucho.

Para remediarlo, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet está trabajando en el tema a través tres iniciativas legales actualmente en el Parlamento, que buscan modificar la institucionalidad vigente. Estas son el proyecto que crea el Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez –que corresponde a una ley marco–; la creación de la Subsecretaría de la Niñez, y del Defensor de los Derechos de la Niñez.

DESCUBRE MÁS:

 

El proyecto plantea que esta nueva Subsecretaría dependa del Ministerio de Desarrollo Social, para cuyo ministro, Marcos Barraza, "la normativa que rige las políticas de infancia en el país data de 1979 y, en consecuencia, no responde a las necesidades de protección integral que se requiere en materia de infancia. Sin ir más lejos hasta ahora no hay una ley marco que trabaje en la garantía de los derechos de nuestros niños".

Por ello la importancia de que se aborden estos temas. "En este sentido, lo que busca la nueva institucionalidad es garantizar los derechos de manera más integral. Pero a la vez busca adecuar el actual sistema de protección especializado en los niños y reemplazar el Sename por 2 servicios: uno dependiente del Ministerio de Desarrollo Social orientado a la intervención de niños que han estado en vulneración desde el punto de vista de la protección, y otra institucionalidad dependiente del Ministerio de Justicia, que se oriente en los niños infractores".

¿Por qué en el Ministerio de Desarrollo Social? Porque esta cartera reúne programas intersectoriales y, en consecuencia, abarca a los diferentes ministerios y organizaciones necesarias para su correcto desarrollo y funcionamiento. "El foco estará en enfrentar la desigualdad, pobreza y vulnerabilidad de los niños, y es importante que esté en este ministerio porque el cruce entre protección social y protección infantil amplía la integralidad del tema. La importancia es que pone al centro de las políticas la protección integral de los niños", sostiene el ministro Barraza.

"Lo más sustantivo es que estamos construyendo una nueva arquitectura en materia de protección de la infancia, de derechos de los niños y adolescentes, que supere las dificultades, los déficit y problemas que tiene la actual institucionalidad. Buscamos cambiar el paradigma, pasar desde una lógica de tutela a una lógica del niño como sujeto de derechos, destacando 4 principios que ordenan esta nueva arquitectura: la autonomía progresiva, la participación, el interés superior y la no discriminación. Queremos que al término del gobierno de la presidenta Bachelet las tres leyes en proceso estén vigentes".

Un punto relevante es que existe voluntad transversal en el Parlamento, al menos respecto a la creación de la nueva subsecretaría. De hecho la presidenta de la Comisión, la senadora Ena Von Baer, señaló que "me parece que es una mirada de política pública correcta. Creemos, y en eso hubo unanimidad en la Comisión, que este es un tema relevante  que hay que sacar adelante lo antes posible, por eso le vamos a dar celeridad a la tramitación de este proyecto de ley".

Visión crítica
El doctor Rodrigo Paz es siquiatra de la Universidad Católica; realizó un posdoctorado en Neurociencias en la University of New Mexico School of Medicine de Estados Unidos y se hizo conocido públicamente cuando el 2009 atendió al "Cisarro" –el niño delincuente de Peñalolén– en el Hospital Luis Calvo Mackenna, siguiendo una tesis innovadora: "la delincuencia juvenil es un problema de salud pública", la cual aún defiende. Tras salir del Calvo Mackenna, el 2013 creó la Corporación Sofini (Nuestros hijos). Desde esta tribuna es muy crítico respecto a la actual institucionalidad, pero también de la propuesta del ejecutivo para mejorarla. "La separación del Sename no tendrá beneficios, al contrario, se dividirán las faltas de recursos, de políticas públicas; incluso las estadísticas de abuso y vulneraciones terminarán divididas, al estar en 2 ministerios. Lo más grave es que reafirma una premisa perversa, que es que hay dos poblaciones de niños: los que son las víctimas, abusados, maltratados, y aquellos que son victimarios, que serían los delincuentes o infractores de la ley. Eso es perverso porque los niños y adolescentes que siguen el carril de conductas delictivas son tan víctimas como los otros. Todos los estudios demuestran que han sido víctimas de algún tipo de abuso. Entonces pareciera que unos fueran los buenos y otros, los malos", explica.

A su juicio lo que se necesita es "un Estado que se haga presente. Nuestra propuesta es que se intervenga el Sename mediante un trabajo interministerial, donde haya técnicos y profesionales de alto nivel para que se reasignen recursos y se protejan los derechos de los niños y adolescentes. Es muy importante que se 'renacionalice' el Sename en el sentido que no sean terceros (privados) los responsables de los centros de atención, porque actualmente el 90% de los centros están en manos de corporaciones privadas y no del Estado, que es el responsable de garantizar y proteger los derechos de nuestros niños".