La historia de Chavela Vargas, la cantante que superó el alcoholismo y conquistó el mundo

Amiga de Frida Kahlo, Pedro Almodóvar y Pablo Neruda. Chavela Vargas fue un ícono latinoamericano de la música ranchera y las canciones de amor y dolor.

Por Viridiana Mirón

Pocos han sido los artistas latinoamericanos que han logrado conquistar el mundo entero y una de ellas fue la cantante Chavela Vargas, que con su voz llena de sentimiento logró superar los obstáculos para convertirse en un ícono de la música ranchera.  

       DESCUBRE MÁS:

  

Nació bajo el nombre de Isabel Vargas Lizano un 17 de abril de 1919 en San Joaquín Costa Rica, pero cuando aún era una niña se fue a vivir junto con su familia a México, donde obtuvo la nacionalidad y fue la tierra que la vio florecer y morir. 

Su infancia no fue fácil, pues además de haber sufrido poliomelitis, tuvo que pasar por el trago amargo del divorico de sus padres y por tal razón terminó bajo los cuidados de sus tíos; sin embargo, esos malos momentos le dieron la fuerza para lograr todos sus sueños. 

 

 

Desde pequeña se sintió atraída por el canto y sobre todo por la música ranchera, que, aunque emotiva, es música machista, casi siempre interpretada por hombres, pero a Chavela no le importaba y sabía interpretar cada canción de una manera espectacular y mucho más desgarradora, como nunca antes se había escuchado.

 

"Mi relación con la música viene de la naturaleza, no de la academia.
Si hubiera estudiado para ser cantante, quizás hubiese sido
una grande de la música, pero jamás Chavela Vargas."

A los 30 años se convirtió en cantante profesional y fue apadrinada por el compositor y cantante mexicano José Alfredo Jiménez, con quien sostuvo una relación de amistad profunda. De hecho, cuando Jiménez falleció, chavela lloró tanto que la esposa del compositor dijo: "Déjenla, que está sufriendo tanto como yo".

 

Imagen foto_00000003

 

Chavela Vargas no sólo innovó en la interpretación de la música ranchera. Su vida entera fue un acto de rebeldía, individualidad y auntenticidad. Ella, a diferencia de muchas mujeres de la época, vestía como hombre, fumaba tabaco, tomaba mucho alcohol y siempre cargaba con su pistola. 

 

"Todo lo he hecho a sabiendas y no me arrepiento de nada.
Ni de lo bueno ni de lo mano, ni de los momentos
felices ni de las tristezas. Al final, tengo el
alma llena de paz y de tranquilidad."

 

La década de los 50 fue una de las mejores de su carrera. En aquella época tuvo impulso internacional e incluso llegó a cantar en una de las tantas bodas de la actriz estadounidense Elizabeth Taylor. También se codeó con la crème de la crème del cine de oro de Hollywood como Grace Kelly, Ava Gardner y Rock Hudson. Pero ella prefería como amigos cercanos a personalidades del mundo del arte como Picasso, Diego Rivera, Frida Kahlo, Pablo Neruda, Agustín Lara y Gabriel García Márquez. 

 

"Frida esparcía ternura como flores, sí, como flores.
Una gran ternura, una ternura infinita."

 

En 1961 lazó su primer álbum y durante muchos años tuvo éxito imparable, pero a finales de los 70 sus problemas de alcoholismo la alejaron del medio del espectáculodurante bastantes años, pero fue el director español Pedro Almodóvar quien la ayudó a superar su problema de alcoholismo y a principios de los 90 volvió a la escena pública. Su rehabilitación la revivió como un ave fénix y Chavela no volvió a beber alcohol los últimos 20 años de su vida. 

 

"Me he tomado cuarenta y cinco mil litros de tequila y
les aseguro que todavía puedo donar mi hígado."

 

Durante su "segundo aire" participó como actriz con el documentalista alemán Werner Herzog Stipetic e interpretó algunas canciones para producciones cinematográficas como "Tacones Lejanos" de Pedro Almodóvar, "Frida", de Julie Taymor y "Babel" de Alejandro González Iñárritu. 

Imagen foto_00000001

 

Ofreció conciertos a todo lo largo del globo y participó en presentaciones con muchos cantantes como Mercedes Sosa, La Negra Chagra, Facundo Cabral, Joaquín Sabina, Juan Manuel Serrat, Ana Belén, Juan Gabriel, Buika, Eugenia León, entre otros. 

A sus 81 años, durante una entrevista para un medio colombiano, Chavela Vargas expresó abiertamente y por primera vez que era lesbiana.  

 "Ama sin medida, sin límite, sin complejo, sin permiso,
sin coraje, sin consejo, sin duda, sin precio, sin cura,
sin nada. No tengas miedo de amar, verterás lágrimas con amor o sin él."

 

El domingo 5 de agosto de 2012 Chavela Vargas dejó este mundo terrenal para unise a su querido José Alfredo Jiménez. En su cuenta de Twitter se dio a conocer la noticia con la siguiente frase: "Silencio, silencio: las amarguras volverán a ser amargas… se ha ido la gran dama Chavela Vargas".

"¿Adiós? Nunca se dice Adiós, se dice Te amo."