El día en que Arturo Pérez Reverte se ganó el odio de las mujeres

El escritor realizó una serie de comentarios que fueron considerados misóginos y machistas

El escritor Arturo Pérez Reverte hizo una severa crítica hacia las mujeres a través de su columna semanal 'Patente de corso', en donde afirma, entre otras cosas, que ya no quedan mujeres como las de antes y reprocha el hecho de que no sepamos 'apreciar' cuando alguien nos cede el paso  o nos abre al puerta del auto. La respuesta no se hizo esperar y fue por parte de la revista digital Locas del Coño y Celia Cuevas Martín, texto que reproducimos a continuación

Gracias, Arturo Pérez Reverte, por haber escrito este artículo. O este otro artículo. Gracias porque es un recurso idóneo que alegaré cuando discuta con gente que me diga que "ya no es necesario el feminismo". Usted, hombre privilegiado, blanco, heterosexual, cisgénero; usted que ha leído, escrito, viajado; usted tiene una elevada formación académica y ocupa un lugar importante en la élite cultural de un país desarrollado, pero perpetúa una sociedad machista, desigual y misógina.

DESCUBRE MÁS

 

Sin tacones podemos llegar más lejos, y eso es lo que realmente asusta a las personas que, como usted, no ven a las mujeres sino como complemento del hombre, como objetos. Así queda reflejado en un ridículo artículo en que muestra su decepción ante todas nosotras por no satisfacer sus deseos, por no vestir ni andar como a usted le gustaría, por increparle ante lo que a usted le puede parecer una galantería –ceder el paso al entrar a un local– pero para nosotras no tiene por qué serlo, porque tenemos voz e ideas propias y no tenemos por qué estar de acuerdo con sus ideales de lo que es el respeto y la educación.

Lamento decirle que las mujeres no hemos venido al mundo para alegrarle la vista, señor Reverte, así que, si queremos calzar zapatos planos y llevar "las lorzas al aire", por mucho que no sea de su agrado, lo haremos. Y no por eso somos menos que las mujeres del siglo pasado, a pesar de que usted haga hincapié en ello; tampoco somos más, porque aunque se empeñe en valorarnos por nuestro aspecto físico, nuestro envoltorio es sólo una parte de nosotras y tiene la importancia que cada una quiera darle.

Para lamentarse es también el hecho de que usted tenga la osadía de comparar a una mujer con un caballo y desee abatirla de un disparo sólo por no andar con precisión con tacones –por cierto, le invito a ponerse unos durante al menos diez minutos, estoy segura de que es capaz de criticar el estilo con que se llevan sin haberse calzado nunca unos­­­– cuando cada día en todo el mundo hay mujeres asesinadas por esa misma misoginia. Además tiene el valor de situarse como víctima: "ya no quedan mujeres como las de antes", porque verdaderamente le apena que tengamos poder de decisión sobre nosotras y no seamos "algo" bonito que admirar y poseer.

Cada vez que alguien como usted abre la boca o una nueva entrada en su blog, cada vez que hace acto de presencia en los medios, que obtiene visibilidad, la sociedad entera da un paso atrás y se aleja de la igualdad. Afortunadamente, mientras usted proclama su angustia por el declive de "las mujeres florero", ya somos muchas las que luchamos día a día por lograr un mundo feminista.

Mira otros artículos de Locas del Coño