Jennifer Aniston a la defensa de las mujeres que no quieren ser madres

Sin duda, la actriz habló fuerte de los estereotipos y la forma en la que la sociedad busca hacernos creer que estamos incompletas si decidimos no ser madres.

Por Andrea Sánchez

Su personaje de Rachel en 'Friends' la inmortalizó y de cierta forma la marcó. Lo mismo sucedió con la relación que mantuvo con Brad Pitt y que terminó, según los rumores, porque ella no le dio hijos y no por la infidelidad del actor con su compañera de set, Angelina Jolie. De ser la pareja más sexy y conquistadora de su tiempo, Jennifer pasó a ser 'Sad Jen' (triste Jen) como la prensa de los Estados Unidos la denominó después del divorcio.

Luego de una ruptura que parecía insuperable, el amor llegó a la vida de la actriz de la mano de Justin Theroux, pero los rumores de una crisis matrimonial por culpa de los hijos volvió a aparecerse en escena. Entonces, Jennifer nos dio una lección e hizo manifiesta la forma en la que las mujeres están obligadas, por la sociedad, a tener una vida perfecta con hijos incluidos.

En la carta escrita para la edición estadounidense del Huffington Post, Aniston es contundente. Señala que si ella es considerada como un ejemplo o un símbolo, entonces es el reflejo de nuestro afán, como sociedad, de cosificar a la mujer, de crear estándares irreales de belleza que se transmiten desde que somos niñas. Las mujeres entonces somos juzgadas por cuánto medimos, pesamos y cualquier imperfección será castigada.

DESCUBRE MÁS:

A Jennifer la sombra de un hijo siempre la ha acompañado, después de que medios internacionales señalaran un posible embarazo, la actriz se dio cuenta que para los medios de comunicación y la sociedad en general, una mujer que no tiene hijos está de algún modo incompleta, es una fracasada o infeliz.

"A lo que voy con este tema: somos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Tenemos que decidir por nosotras mismas qué es bello en lo que a nuestro cuerpo se refiere. Esta decisión es nuestra y sólo nuestra". Escribió en su carta.

Decir ser madre o no, no es una decisión que esté en otras personas, sólo nosotras podemos decidir de manera consciente si queremos ser madres. Una de las cosas que Jennifer relata en su carta es que está harta que la hagan sentir inferior por los cambios de su cuerpo. Así lo escribió: "Me he cansado de ser parte de esta historia. Sí, puede que sea madre algún día y, como pasa siempre, si lo soy, serán los primeros en enterarse. Pero no estoy buscándolo porque me sienta incompleta, como nuestra cultura quiere hacernos creer.

Sin duda, Jennifer es un ejemplo de fortaleza y plenitud. Las mujeres tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. bien por Jennifer.