La nueva paternidad, un movimiento que está cambiando la forma de ser padres

El modelo de familia está cambiando, los hombres asumen la paternidad de una manera diferente, que responde a las necesidades del momento.

Así como las mujeres están rompiendo paradigmas, ganando terreno en áreas en las que antes no estaban presentes, los hombres están luchando su propia batalla. Ahora están definiendo la paternidad y la forma en la que la ejercen.

Tanto la paternidad como la maternidad están sufriendo cambios. De acuerdo a lo publicado por Rafael Montesinos, investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana, el modelo tradicional de la paternidad está replanteándose para dar paso a relaciones familiares más placenteras, basadas en el afecto y el respeto por los demás.

A diferencia de la forma en la que se ejercía la paternidad años atrás, la nueva paternidad sugiere que la figura paterna deje atrás las prácticas autoritarias, que producían malestares en los miembros de la familia, para dar paso a relaciones afectivas más sanas.

DESCUBRE MÁS:

 

La masculinidad en lo general y la paternidad en lo particular, refieren a comportamientos esperados, así estos dos conceptos se asocian para crear un identidad genérica que determina los estereotipos a seguir.

Socialmente se espera que los hombres cumplan su paternidad con varios estereotipos asociados a la masculinidad. Un hombre debe ser fuerte, independiente maestro del autocontrol, no llora, es inteligente, no expresa emociones. es lógico, viril, proveedor de familia, tiene iniciativa sexual, es autoritario, deportista y basa el sexo en el rendimiento. Si un hombre no encaja en los comportamientos socialmente esperados, entonces es raro, débil u homosexual. La nueva paternidad plantea que un hombre puede ser todo lo anterior, redefiniendo la forma en la que ejercen su masculinidad y, por ende, la paternidad.

El cambio en la forma en la que las mujeres se asumen, aunado al cambio en las relaciones, está teniendo cambios significativos en la forma en la que los hombres forman parte de la vida de sus hijos. La modernización de los sistemas económicos, ha provocado la incorporación de la mujeres al mercado laboral, cambiando la forma de las familias y el papel proveedor de la familia.

Así, los hombres están camiando, se están involucrando con sus hijos, están teniendo relaciones afectivas verdaderas con sus hijos y dejando las relaciones de poder que por muchos años fueron parte del modelo patriarcal.