Equidad

La rebelión contra los tacones: de las calles a la alfombra roja

Nicola Gavins denunció la imposición de usar tacones en su trabajo con una imagen de sus medias con sangre y se hizo viral; Kristen Stewart y Julia Roberts se pronunciaron contra la obligatoriedad de usar tacones en el festival de Cannes.

Por Darina Silverstone

Mientras muchas mujeres ven los tacones como un símbolo de elegancia, moda y estilo, otras los ven como una imposición que debería ser abolida ante casos que ponen en riesgo su bienestar, su salud y dificultan sus labores cotidianas.

Lucir tacones puede causar malformaciones en los pies y rodillas, e incluso daños en la columna vertebral: esto se debe a que los zapatos de tacón alto generan que el pie se sostenga en un solo punto creando una alteración biomecánica en huesos y músculos. Recientemente diversos casos han sido dados a conocer ante la opinión pública sobre la imposición a usar tacones en eventos y labores profesionales. A continuación algunos de ellos.

Nicola Gavins, maquillista profesional en Alberta, Canadá, denunció a través de Facebook que en la empresa en la que trabajaba como mesera, el restaurante Joey, obligaban a las mujeres a usar tacones en jornadas de ocho horas, mientras que la única política aplicada a hombres era pedirles el uso de ropa negra.

La publicación de Nicola se hizo viral al compartir sus medias con sangre debido al abuso infligido a sus pies y recibió miles de muestras de apoyo de ciudadanos canadienses que llamaron a boicotear la cadena de restaurantes.

A modo de respuesta, el departamento de mercadotecnia de la cadena comentó que rectificaría las políticas de vestimenta de sus empleados y que seguramente se trataba de un malentendido de su indicación de usar “tacones de entre una pulgada y 2.5 pulgadas (6.35 centímetros)”.

Nicola Thorp, una joven actriz que fue contratada temporalmente para ejercer como recepcionista en las oficinas de PwC en Londres fue enviada a su casa al negarse a trabajar con tacones de entre cinco a diez centímetros para desempeñar sus tareas.

Thorp, de 27 años, comentó que esto la motivó a comenzar una campaña en Reino Unido para impedir, por ley, que se obligue a las mujeres a llevar zapatos altos en sus puestos de trabajo. La empresa de subcontratación de la que dependía Nicola Thorp, Portico, respondió que la joven firmó un código sobre indumentaria que incluía el uso de tacones, mientras que PwC remarcó que no tiene una directriz específica sobre la vestimenta de hombres o mujeres.

En el primer día de trabajo de Nicola ella solicitó que le permitieran acudir con zapatos planos y ante la negativa decidió presentar su iniciativa ante el Parlamento. Su solicitud fue ampliamente apoyada por miles de firmas.

En el marco del festival de Cannes, que se celebra para festejar lo mejor de la cinematografía mundial, la actriz Kristen Stewart se pronunció sobre el tema: “Las cosas tienen que cambiar de inmediato. Es bastante obvio que si llego a una alfombra roja con un acompañante hombre y alguien me detiene y dice: ‘Disculpe, jovencita, no está usando tacones y no puede entrar’, yo diré: ‘Tampoco mi amigo. ¿Él tiene que usar tacones?”.

Por su parte, loa actriz Julia Roberts se quitó los tacones para subir la escalera en donde se proyectaría su nueva película Monster Money; Roberts, quien portaba unos tacones de aguja, tenía dificultades para conservar el equilibrio. Estos gestos se presentan luego que en la presentación del 2015 de la película Carol se le negara el acceso a un grupo de mujeres por no cumplir con la etiqueta solicitada en el evento.

Kristen Stewart, sostuvo que la regla era anticuada e injusta: “simplemente no puedes pedirme que haga algo que no le pides a los hombres”, concluyó.

Imagen foto_00000016