Se esterilizó cuando tenía 23 años y jamás se arrepintió

Conoce la historia de una mujer de 63 años que desde sus 12 años decidió no tener hijos.

Tomar la decisión de esterilizarse a los veintitantos, hace 40 años atrás, era un acto revolucionario para la época, pero que comparado con hoy en día, parecía ser un procedimiento menos engorroso, pues existen mujeres que llevan años esperando su turno.

Las mujeres tenemos el derecho de decidir sobre nuestros cuerpos aunque aún no se respete totalmente. Valerie, una británica de 63 años, decidió sobre sí misa cuando tenía 23 años.

En aquel tiempo estaba casada y junto a su esposo decidieron que no querían tener hijos. De hecho, ella ya lo venía pensando desde los 12 años. Fue al médico, la pusieron en una lista de espera y seis meses después le practicaron el procedimiento.

valerie.jpg

© BBC

Según explica a BBC, a su corta edad se dio cuenta de que la población mundial estaba creciendo muy rápido, existían conflictos y había gente muriendo de hambre. Esas razones ensamblaron su futura decisión de que, y en sus palabras, no necesitaba tener hijos y no tenía ningún sentimiento materno.

Además, conocía personas a las que les habían fallado los métodos anticonceptivos, y según su opinión no le parecía atractivo tomar esas hormonas sin parar durante años.

Si bien, con su esposo discutieron la posibilidad de que él fuera quien se esterilizara, ella quería ser la que llevara el control de su propia vida. Y así fue.

Aunque tiempo después se separó de su marido, con las parejas estables que tuvo posteriormente no tuvo problemas porque tampoco querían formar una familia.

baby1178537960720.jpg

(cc) Pixabay

Valerie también tuvo que soportar el juicio ajeno cuando le decían que era egoísta por haberse esterilizado. A lo que respondía, ¿no es más egoísta traer un niño al mundo para la propia gratificación?

En su opinión, su vida sin hijos le ha permitido hacer lo que quiere cuando quiere. Además, cada día confirma que esterilizarse fue la mejor decisión para ella y que jamás se arrepentirá.

Actualmente hay mujeres que también han tomado la decisión de Valerie, sin embargo, los médicos y el sistema de salud las han tramitado, apelando a su juventud, a la tasa de arrepentimiento, a la ausencia de cirujanos y a métodos anticonceptivos más efectivos que la esterilización.

Seguramente para Valerie fue posible en aquella época porque al menos era una mujer casada y fue una decisión tomada por ambos. Hoy, se sigue infantilizando a la mujer sin permitirles tener el control sobre ellas mismas.