La crisis que existe en Japón por los trastornos alimenticios

No acuden a tratamientos médicos ni psicológicos, e incluso la familia oculta la enfermedad.

Los trastornos de la alimentación son comunes en las sociedades actuales y en países asiáticos como Japón suele ser aún más grave. La presión que sienten las niñas y jóvenes sobre estar delgadas ha ido demasiado lejos.

La mayoría de los que sufren de estos trastornos no reciben ningún apoyo médico ni psicológico. Así lo detalló un artículo de la BBC, donde se explica que incluso los padres de estas chicas no las dejan asistir al médico ni a someterse a tratamientos.

La familia intenta ocultar la situación porque relacionan la pérdida de comida (por ejemplo en la bulimia) como un acto vergonzoso. Además, la madre se siente responsable por el trastorno de su hija y el padre la tiende a culpar.

El gobierno japonés intenta establecer más servicios de ayuda para descubrir la magnitud del problema, sin embargo, si desde las familias son reacios a enfrentar la situación entonces no hay mucho que hacer.

girl526717960720.jpg

(cc) Pixabay

Así existen millones de casos de adolescentes que se acomplejan por su cuerpo, que sufren de bullying por parte de sus pares, que dejan de comer y que realizan ejercicio de forma exagerada. Algunos después de años se han sometido a tratamientos y otros simplemente prefieren convivir con su trastorno.

Por lo mismo, como muchos no acuden a los tratamientos, el gobierno japonés no dispone de una cifra precisa que cuantifique a los que están sufriendo de trastornos.

Así cientos de miles están sufriendo en silencio y suele ser demasiado tarde cuando se atienden en un hospital, pues llegan en una condición muy grave que puede acercarse a la muerte.

A pesar de que se desconocen las causas concretas de los trastornos alimenticios, sigue prevaleciendo la idea cultural que la delgadez es sinónimo de belleza.