Investigación revela baja transparencia en las marcas de moda globales

Si bien, se han hecho esfuerzos para que las cadenas de suministro sean más transparentes, aún no es suficiente para acabar con las malas prácticas.

Desde 2013 que el 24 de abril se conmemora una fecha trágica que recuerda el derrumbe del edificio textil Rana Plaza en Dhaka, Bangladesh. Allí murieron 1.131 personas y 2.500 resultaron heridas.

En el complejo industrial operaban fábricas de ropa para más de una docena de conocidas marcas de moda internacionales. Tardó semanas para algunas empresas determinar si tenían relación con esas fábricas, a pesar de que sus etiquetas estaban en la ropa que se encontró entre los escombros.

ranaplazaaftermath.jpg

© ethicalconsumer.org

Luego de ese trágico evento se ha generado una mayor conciencia respecto a las condiciones laborales en que se desempeñan los trabajadores y también niños, para fabricar la ropa que posteriormente se comprará en grandes marcas que facturan una millonada.

Algunas de las complicaciones que enfrentan los que ofrecen su mano de obra son enfermedades musculoesqueléticas, lesiones cervicales, problemas respiratorios y a los riñones por las limitaciones para ir al baño, entre muchas más.

La ética en la industria textil es una relación que cada vez está cobrando mayor relevancia. Una forma en que se manifiesta esto es la transparencia de las empresas, es decir, el conocimiento sobre quien hace la ropa. Desde el que cultivó el algodón hasta el que la cose y tiñe la tela.

etiqueta.jpg

@fash_rev / Instagram

La organización Fashion Revolution junto a Ethical Consumer se unieron para publicar la primera edición de si Índice de Transparencia de la Moda, que incluye 40 de las más grandes marcas de la moda mundial y clasifica a las empresas de acuerdo a su nivel de transparencia en la cadena de suministro.

Las evaluaron a través de un cuestionario y por la información que ponen a disposición del público. Así felicitan a Levi Strauss & Co, H&M, Inditex (Zara, Pull & Bear, Bershka), Adidas y Primark, por ser las más transparentes en comparación al resto de las encuestadas.

La puntuación promedio para las 40 marcas que fueron estudiadas es del 42% sobre 100 puntos. Levi Strauss & Co aparece como el mejor de la clase con un 77%. Al contrario, Chanel alcanza el nivel más bajo, con sólo el 10%, seguido de cerca por Forever 21, Claire’s Accessories, Hermes, Louis Vuitton y Prada, enviando una fuerte señal de que las marcas de lujo en particular, tienen mucho más trabajo por hacer.

frdimadeyourc.jpg

© ethicalconsumer.org

La investigación dejó en manifiesto que la mayoría de las empresas tienen políticas de acceso público sobre sus normas ambientales y laborales, pero no existe un pensamiento a largo plazo de sus estrategias de sostenibilidad. La mitad no cuenta con medio de supervisión en terreno para conocer el origen de sus materias primas, o no lo comparten públicamente.

Si bien, se han hecho esfuerzos para que las cadenas de suministro sean más transparentes, aún no es suficiente para acabar con las malas prácticas.