“Prince” muere a los 57 años

El cantante fue un ícono del pop durante la década de los ochenta y noventa.

Prince Rogers Nelson, más conocido como “Prince”, ha fallecido a los 57 años.

La noticia fue confirmada por el medio estadounidense TMZ, indicando que la residencia del cantante en Minnesota fue custodiada por autoridades policiales tras una llamada de emergencia en su estudio Paisley Park.

Si bien la noticia sorprendió a sus fans, el cantante había tenido algunos problemas de salud. De hecho, hace algunos días el avión del cantante tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia el viernes pasado para recibir un tratamiento médico, después de que la gripe que sufría se agravara en pleno vuelo.

El artista llevaba varias semanas luchando contra un fuerte resfriado que lo obligó a anular varias actuaciones, sin embargo, continuó con su agenda a pesar de no encontrarse bien.

El príncipe del pop

1401x788princeextralarge1412016787658660x650.jpg

© Rolling Stones

Durante la década de los 80 y 90 fue uno de los artistas más importantes e innovadores. Se le considera el fundador del llamado “sonido Minneapolis” que se hizo conocido en su tercer álbum, Dirty Mind y que se consolidó en 1981 en su disco Controversy.

Sin embargo, Prince alcanzaría la cima de su popularidad con el álbum Purple Rain de 1984 y su película de igual título. Su ascensión fue meteórica hasta convertirse en el más directo rival de Michael Jackson y en uno de los músicos superventas de la década de los ochenta y noventa.

Solo en los Estados Unidos vendió alrededor de 39,5 millones de álbumes y cerca de 100 millones en todo el mundo. El tema “Purple Rain” obtuvo el Óscar a la mejor banda sonora y también obtuvo un premio Grammy por el álbum.

El disco incluía otras canciones que alcanzaron una alta popularidad como “When Doves Cry” y “Let’s Go Crazy“, que llegaron a ser éxitos a nivel mundial y lo elevaron a nivel de superestrella.

No obstante, su trayectoria también estuvo marcada por el escándalo con su disco “The black album” en 1987, que al parecer se editó de forma pirata. La disquera Warner trató de destruir todas las copias, pero algunas consiguieron filtrarse y se hicieron nuevas grabaciones ilegales.

Posteriormente grabó la banda sonora de Batman y el correspondiente disco. Con un estilo diferente editó un vídeo calificado de pornográfico con la actriz Kim Basinger. Luego hizo la película y el disco “Graffitti bridge”.

Después de varios éxitos, en junio de 1993 anunció su decisión de despedir a su banda “The New Power Generation”, y se rebautizó a sí mismo con los símbolos masculino y femenino, que son imposibles de pronunciar.

En 1994 presentó un nuevo trabajo, Come, integrado por diez canciones ligadas al arte moderno y en especial a la Sagrada Familia de Barcelona, diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí.

Si bien en la última década disminuyó su popularidad, siempre se mantuvo activo en el escenario musical y continuaba con sus giras alrededor del mundo.

Pero sin duda lo que más caracterizaba al cantante era su estilo estrafalario, su sentido de la estética que aún sigue siendo un referente para la moda.