La fidelidad de los animales plasmada en los momentos de dolor humano

Más allá de los superhéroes de Marvel y DC. Comics, el mundo ha constatado aquellos actos heroicos de aquellos que no tienen capa y son nuestros consentidos de cuatro patas.

Por Gabriela Vaca Jaramillo

Los desastres naturales han sido parte de la historia mundial, varios países han sido duramente golpeados bajo estas circunstancias. Y es en estos momentos que surgen aquellos héroes sin capa, vestidos de enfermeros, doctores, bomberos, rescatistas, voluntarios, en fin… un equipo humano unido ante la tragedia, en busca de sobrevivientes bajo escombros. Este es el caso de Ecuador, cuyas localidades de la Costa fueron afectadas por el pasado terremoto de 7,8º, mismo que destruyó miles de viviendas y registra un dato mayor a 550 en víctimas fallecidas.

El grupo humano al que respetamos por sus actos heroicos, traducidos en ayuda y atención inmediata tiene sus aliados de lujo: los canes. 

          

Varios equipos de rescatistas y uniformados internacionales llegaron a Ecuador acompañados de 120 héroes de cuatro patas, característicos en sus países como Chile, México, Venezuela, Colombia, España, etc, por su buen olfato para detectar vida aún fuera de las esperanzas, en medio del dolor y la desesperación de los familiares de posibles víctimas.

Max llegó con el equipo colombiano, representa una parte primordial de este grupo, de 60 uniformados, ya que su olfato y oído ayuda en la localización de víctimas con vida en estructuras colapsadas. Cuando él actúa, todos callan… necesita silencio para escuchar y sentir latidos, se introduce en lugares donde un cuerpo humano no puede acceder con facilidad y tiene una forma habitual de reportar esa buena noticia que todos esperan con varios ladridos. Participó en estas tareas tras el terremoto de Haití así como en varios rescates al interior de Colombia. "Es un perro, de cuatro años, que nos da garantía en nuestro trabajo, confiamos en él. Cuando llegamos al lugar del desastre él toma unos cinco minutos para monitorear la zona, esta vez nos dio un resultado positivo y cuando esto sucede lo premiamos jugando con él, es lo que le gusta", dijo un rescatista paisa. 

  

Él es uno de los ciento de ejemplos caninos que participan en estas labores. Pero más allá de su apoyo, así como policías, militares, bomberos y miembros de seguridad se exponen a peligros, pues ellos corren los mismos riesgos. En esta situación, se han reportado cortaduras en sus patas por el contacto con vidrios regados por lo que necesitan botas especiales o vendas elásticas.

"Tenemos reportes de diferentes grupos que se rescatan entre 5 y 4 personas. Lo que se hacía es pasar el perro, marcar el lugar donde se presume existe un cadáver y continuar buscando personas con vida. Luego ingresa maquinaria para levantar los lugares donde los perros marcaron y poder extraer los cuerpos", explicó el capitán Geovanny Gavilanes, del Centro Regional de Adiestramiento Canino.

Los perros trabajan igual que una persona, descansan el tiempo que se debe descansar, y siguen trabajando. Si el can trabaja una hora, tiene que descansar el mismo tiempo. Se van relevando entre canes. Es un ser vivo y también tiene la necesidad de descansar y como es un organismo vivo más pequeño que el humano, debe tener un prolongado descanso para un mejor desempeño.

Pero también está el otro lado de la moneda, los perros rescatados tras el terremoto. La Policía y varios uniformados de otras entidades de seguridad han encontrado varios animales abandonados y es muy conmovedor porque pese a ver la casa en la que habitaban, destruida, ellos se recuestan sobre los escombros con la esperanza de ver a sus amos. Las autoridades piden ayuda para que los adopten desde cualquier rincón del mundo ya que andan dispersos en la zona afectada y desconocen todo lo que está pasando a su alrededor. Mientras tanto, desde varios lugares envían raciones de comida para ellos.

  

Y en estas circunstancias de la vida, el can Dante es el nuevo integrante del Escuadrón de la Cuarta Compañía de la Escuela Superior de Policía "Gral. Alberto Enriquez Gallo". Dante fue rescatado por los cadetes de la Escuela tras los trágicos sucesos de Pedernales, en Ecuador. El perro demostró su lealtad al acompañarlos en las tareas de búsqueda y así se convirtió en uno más del grupo.

Lo que han hecho los efectivos es prestar primeros auxilios a los perros que pueden ser rescatados y que no han comido desde el día del terremoto. Ellos reciben vitaminas y atenciones médicas en caso de que presentasen heridas. Son entregados con unas libras de balanceado para que no pasen hambre. Posteriormente, las mascotas serán trasladadas a albergues hasta encontrar hogares de adopción.