Chariot of Women, el “Uber” exclusivo para mujeres

Una aplicación hecha por y para mujeres para evitar el abuso que suele ocurrir en todos los medios de transporte.

El sistema de transportes para las mujeres en el mundo sigue siendo un escenario donde constantemente se generan situaciones de abuso sexual.

Mientras que algunos países han decidido implementar transportes diferenciados o disponer de vagones del metro “sólo para mujeres”, hay quienes han apostado por crear vehículos seguros.

Un ejemplo de esto es Pakistán, un país en donde el 85% de las mujeres ha indicado que ha sido víctima de abusos en el transporte público alguna vez en su vida. Ante esta realidad, la empresaria Zar Aslam creó Pink Rickshaw Project, una línea de taxis color rosa conducidos por mujeres y que sólo traslada pasajeras del sexo femenino, lo cual ha sido un gran aporte para detener este tipo de situaciones que muchas veces quedan en la impunidad.

Sin embargo, las tecnologías como “Uber” o “Cabify” se han instalado como una opción para quienes desean transportarse y también se han convertido en una solución para evitar el abuso sexual que ocurre en diversos medios de transporte, ya sean buses, el metro y en los taxis.

taximujeres0660x650.jpg

© AP

Esto es lo que intenta hacer  “Chariot for Women”, un servicio que funciona de igual modo que Uber pero sólo para mujeres, es decir, los autos son conducidos por mujeres y sólo llevarán a sus destinos a pasajeros del sexo femenino desde los 13 años.

Según detalla el medio Ars Technica, el creador de esta aplicación es Michael Pelletz, un norteamericano quien no le quedaba más solución que salir a manejar para Uber. Michael, casado con Kelly y padres de dos niños, salió un día a la calle a trabajar como conductor cuando un pasajero alcoholizado se volvió violento y empezó a golpearlo.

Gracias a que un policía estaba cerca logró salir de la situación, aunque Michael se preguntó ¿Y si el chofer hubiera sido una mujer? ¿Qué hubiese pasado si el hombre le hubiese pegado a una conductora?

Con esto en mente, Michael y su esposa se unieron para lanzar este servicio exclusivo para mujeres de Boston, Estados Unidos, y que tendrá los mismos precios accesibles que ofrecen la reconocida aplicación de taxis.

Si bien es una iniciativa que busca evitar el abuso sexual, hay quienes lo critican por ser un servicio que discrimina por el sexo. Ante esto, el abogado de la firma, Chase Liu, indicó que los tribunales permiten este tipo de iniciativas:

Los tribunales han sostenido durante mucho tiempo que la contratación sobre la base del sexo es admisible cuando el sexo es una calificación ocupacional de buena fe en el contexto de servir a los intereses de privacidad. Lo que está en juego es algo más que la privacidad, sino también la seguridad. Por lo tanto, estamos seguros de que nuestra contratación de conductores mujeres constituye una calificación ocupacional de buena fe, cuando ello es necesario para mantener la privacidad, seguridad y protección de nuestras unidades y pilotos.

Si bien el objetivo principal de esta aplicación es evitar el abuso sexual, nos preguntamos porqué existe esta tendencia de separar por sexo todos los ámbitos de la sociedad como si los hombres fueran seres incapaces de controlar sus impulsos ¿Es tan difícil hacer entender a los hombres que las mujeres no somos “bienes públicos”?

Sin duda, aún falta mucho para vivir en una sociedad libre de abusos y de violencia hacia la mujer.