Emiten tercera sentencia por acoso sexual en el transporte público

Una Jueza de Garantías Penales fue la encargada de sentenciar a un año y medio de cárcel al hombre detenido desde el miércoles 30 de marzo de 2016.

Se considera como un gran precedente la tercera sentencia emitida esta semana por un caso de abuso sexual en el transporte público de Quito.

El agresor, Ángel Q., ha sido sentenciado a un año y medio de prisión por cometer un acto de violencia sexual hacia una mujer de 27 años hace dos semanas en el Sistema de Transporte Público Metropolitano.

Su sentencia fue reducida al acogerse a un procedimiento abreviado; al admitir su culpabilidad a cambio de una sentencia menor. Gracias al trabajo coordinado y la participación activa de la víctima, los testigos, todas las entidades municipales y judiciales, se logró esta acción judicial en tan solo 11 días de este acontecimiento.

 

Nuevamente el Programa Cuéntame está rindiendo fruto, el acoso sexual en espacios y transporte público se están visibilizando cada vez más. Para Daniela Chacón, Vicealcaldesa del Distrito Metropolitano de Quito, esta sentencia visibiliza las formas de violencia sexual a la que están expuestas las mujeres en espacios públicos, y considera que es un gran paso en la lucha contra la violencia de género.

       DESCUBRE MÁS:

 

"Queremos que las víctimas rompan el silencio. Alcemos nuestra voz y denunciemos estos actos en lugar de avergonzarnos. Nunca es nuestra culpa". Destaca además la importancia que juegan los medios de comunicación en difundir este servicio que se brinda a la ciudad.

Las cabinas se encuentran operando de lunes a viernes continuamente, en las estaciones de mayor afluencia: La Y, Río Coca, Quitumbe, El Recreo y Marín – Los Valles, donde personal capacitado brinda atención psicológica y acompañamiento legal a víctimas de acoso en el transporte público.

ANTECEDENTES DEL CASO

Una mujer de 27 años denunció que fue víctima de una supuesta agresión sexual en el interior del Corredor Sur Oriental el pasado 30 de marzo de 2016.

La mujer denunciante señaló que a las 08h00 del miércoles 30 de marzo del 2016 el hombre se habría masturbado y eyaculado sobre su falda y sus piernas.

La victima aseguró que sintió el líquido caliente, volteó y observó que el hombre tenía su miembro viril fuera del pantalón.

Para corroborar la culpabilidad del sentenciado, las medias y la falda manchada de la pasajera fueron ingresadas como evidencias del caso.