No dejemos los detalles

Ser detallista, claramente no es una obligación, pero no hay dudas de que esto hace la diferencia entre dos

Muchos dicen que los detalles son importantes, y que son estos lo que hacen la diferencia en cualquier aspecto de la vida, pero, ¿qué tan importantes son estos en una relación?

Llega un momento, en el que al parecer a los dos se nos olvida cómo fue cuando comenzó todo. Quizás porque nos sentimos seguros, o tal vez porque ya nos sentimos tan cómodos, que no hacemos nada nuevo por tratar de conquistarnos.

Las flores sólo se guardan para los días que “estamos mal” y las citas donde alguno de los dos pagaba y la hacía especial, se han convertido en un “¿Puede darnos cuentas separadas por favor?”.

Ser detallista, claramente no es una obligación, pero no hay dudas que esto hace la diferencia entre dos.

Los hombres creen que las mujeres estamos en búsqueda de un príncipe azul que nos compre brazaletes Pandora o productos M.A.C, aunque hay que admitir que no estaría mal, pero siendo realistas…queremos que nos compren comida.

Ok no, no queremos eso, sino a alguien que pueda de vez en cuando, hacernos sentir un poquito más especiales, dándonos un pequeño detalle, como un girasol, nuestro café favorito o un helado de chocolate.

82724965482cf92bdb48c.jpg

(cc) Foter

No es ser materialista, o buscar un amor basado en dinero y compras, sino que a muchas de nosotras nos encanta sentirnos conquistadas y volver a sentir esa ilusión que teníamos al principio de la relación, donde ellos hacían todo lo posible por poder impresionarnos y encantarnos.

Mamá cuenta que cuando era novia de papá, él era increíblemente detallista con ella, y constantemente le recordaba la mujer increíble y especial que es. Más de 20 años después y todavía hay días en los que cuando puede, la sorprende con un detalle que le alegra el día y la hace sentir feliz.

Nosotras tampoco nos debemos quedar atrás y estar esperando sólo recibir, al contrario, también debemos ser detallistas con ellos y hacerles saber lo importantes que son para nosotras.

Es cierto que hay ocasiones en las que el dinero no es suficiente, y menos para algunos de nosotros que todavía tenemos presupuesto de estudiante universitario (como yo), pero detalles no siempre es gastar, basta con hacer pequeñas cosas, como una carta o una notita, simplemente para decirle a la otra persona “Te quiero”.

No debemos cometer el error de sentirnos confiados o tomar todo por hecho, porque esto debilita la relación. La clave está en nunca dejar de conquistarse y enamorarse y también, en dejar la rutina atrás.