Hombres y mujeres 'millenials' podrían ser los artífices de la equidad de género

Alcanzar una mayor equidad en la participación laboral de hombre y mujeres, favorecería un crecimiento económico más veloz, según estudios de la de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

Por Viridiana Mirón

A finales de 2015 la actriz Jennifer Lawrence se convirtió en tendencia mundial al denunciar la inequidad salarial que todavía existe entre hombres y mujeres en Hollywood, pero ¿qué pasa fuera de esta élite? Los números han demostrado que la historia se repite una y otra vez sin importar el rubro de trabajo o el país en el que nos encontremos. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, en 2013 el 72.2% de los hombres tenía un empleo, mientras que solo el 47.1% de las mujeres formaba parte de la población económicamente activa. En América Latina y el Caribe, la crisis económica fue una de las causas por las que aproximadamente el 70% de las mujeres perdieran su empleo, como en el caso de México y Honduras. Con estos números en la mira, la pregunta que nos viene a la mente es: ¿cuándo lograremos una paridad laboral?

       DESCUBRE MÁS:

 

En marzo de 2015 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) nos advertía que si seguía la tendencia actual, alcanzar la equidad laboral entre hombres y mujeres tomaría aproximadamente 80 años, incluso con el Plan Estratégico de ONU Mujeres para eliminar la inequidad y todas las formas de discriminación contra la mujer.

A pesar de los pronósticos de la ONU, los millenials (personas nacidas entre 1980 y 2000), quienes se caracterizan por ser impulsados por la justicia social, parecen tener una visión del futuro mucho más esperanzadora. Una investigación realizada por la empresa global de capital humano, ManpowerGroup, asegura que el 97% de la también llamada Generación Y confía en que serán ellos quienes logren esta equidad de género y que, además, pronostican este cambio en un lapso de 20 a 22 años.

¿Cómo lograr la paridad laboral?

Según información de Manpower, quien entrevistó a 222 hombres y mujeres con un liderazgo consolidado o emergente, los millenials creen que para impulsar a las mujeres en la vida laboral es importante establecer políticas adecuadas de equidad de género, sobre todo cuando las mujeres representan más del 50% de la fuerza laboral global, pero menos del 25% ocupan puestos de gerencia. Por otra parte consideran que "romper con la cultura masculina arraigada es fundamental". Además, los hombres encuestados manifestaron estar conscientes de que una parte de esta transformación depende de ellos y consideran que tienen el poder para llevar a más mujeres hacia el liderazgo y el empoderamiento al unísono de los programas, políticas y recursos humanos que tengan como eje principal la paridad y la contratación neutral de género.

El 59% de los líderes creen que la acción más poderosa de las empresas es crear una cultura de equidad de género que pueda ayudar a promover más mujeres líderes. Para lograrlo, el 33% de los millenials encuestados consideran que mejores políticas podrían reducir el sesgo por género y el 42% creen que la flexibiliad laboral podría ser la clave para aumentar el número de mujeres en posiciones de liderazgo. Las mujeres que actualmente ocupan puestos de liderazgo en sus empresas son conscientes de los beneficios que tendrían si pudieran combinar trabajo con hogar.

Por su parte, las mujeres millenial dicen no estar buscando favores, sino igualdad de condiciones. Muchas de ellas consideran que es importante construir redes de contacto y relaciones, mientras que los hombres de la Generación X (nacidos de 1960 a 1979) y Baby Boomers (nacidos después de la Segunda Guerra Mundial) -ambas generaciones de donde proceden los líderes y empresarios de la actualidad- consideran que la mejor opción que tienen las mujeres para avanzar es mostrando sus habilidades de liderazgo y auto promoción, y aprovechar las oportunidades, tomar riesgos y aceptar los desafíos.

Además de los esfuerzos que cada mujer haga para lograr abrirse camino en un mundo laboral liderado por hombres, es importante que el sector privado -pieza clave en el proceso de empoderamiento de la mujer- realice esfuerzos de promoción de equidad de género, ya que "algunas investigaciones han demostrado que la diversidad de género ayuda a las empresas a mejorar sus resultados", publica en su página ONU Mujeres. Sin duda todavía falta mucho camino por recorrer, pero es responsabilidad de todos contribuir para lograr estos cambios.