Equidad

Barbie y los motivos que la obligaron a cambiar su cuerpo

Después de 57 años los ejecutivos de Mattel decidieron que Barbie debía cambiar de cuerpo y asemejarse más a una mujer real. ¿Lo habrán conseguido?

Por Olivia O'Gam

Todas las niñas hemos tenido alguna vez una muñeca. Ya sea de paja, de trapo o de reluciente y articulado plástico esas mini representaciones de mujeres llegan de alguna forma a nuestras manos para convertirse en nuestras compañeras de aventuras, para dormir con ellas, para destrozarles el cabello, para jugar, pero también, en muchos casos, para dar pie a algunas de nuesras inseguridades.

En 2006, la publicación estadounidense Developmental Psycology, de la Asociación Americana de Psicología, reveló los efectos negativos que Barbie, la muñeca más famosa del mundo, producía en las niñas. Este estudio arrojó que las pequeñas presentaban una menor autoestima y el deseo de tener un cuerpo más delgado.  La conclusión de los investigadores en aquel entonces fue que la exposición temprana de las niñas a muñecas con una figura irrealmente delgada podría aumentar el riesgo de padecer trastornos alimenticios y afectar la percepción de su propio peso.

DESCUBRE MÁS:

 

Galia Slayen es una de las millones de niñas que jugó con Barbie durante su infancia en Estados Unidos. Al igual que muchas creció admirando su cabello rubio y esbelta figura. Para ella simplemente era perfecta. A los 15 años comenzó con problemas alimenticios debido a la presión de sus compañeros de colegio y a una relación conflictiva con sus padres. Pasó momentos muy difíciles debido a su anorexia, pero tuvo la fuerza para comenzar un tratamiento de rehabilitación.

Imagen foto_00000002

En 2011, una vez superada la enfermedad, decidió concientizar a otras jóvenes de la gravedad de los problemas alimenticios y del impacto negativo que tenía la imagen promovida por la muñeca. La entonces estudiante de la Universidad de Hamilton creó una réplica exacta de Barbie, pero en tamaño real. El resultado fue: 1.82 metros de estatura, 49 kilos de peso y medidas de 96-45-83.

Si se tratara de una mujer real, Barbie simplemente no podría ponerse de pie y es probable que tuviera que caminar a cuatro manos. La muñeca fue vestida con la ropa que ella usó cuando padeció anorexia.

SIEMPRE ENVUELTA EN LA POLÉMICA 

Desde su nacimiento, Barbie tuvo que enfrentarse a la polémica ya fuera por su origen (se dijo que era una copia de la hipersexualizada muñeca para adultos Lilly), su ropa, apariencia, frases o accesorios. M.G. Lord, autora de 'Forever Barbie: biografía no autorizada de una muñeca real', afirmó que fue diseñada para"enseñar a las mujeres lo que, para bien o para mal, se espera de ellas en la sociedad".

Sin embargo, nunca antes enfrentó el rechazo con que ahora se hace latente a través de las redes sociales y tampoco tuvo una acérrima 'enemiga' con quien competir como ahora lo hace con la popular muñeca Elsa de la película 'Frozen'. A partir de 2012, Mattel registró una fuerte caída en las ventas de Barbie, misma que continuó en 2014 y llegó a su punto más crítico en  2015. Disney, antes Hasbro, lanzó a la muñeca Elsa un año antes, haciendo que Mattel perdiera cerca de 500 millones de dólares.

Imagen foto_00000003

Este 2016 Mattel decidió escuchar las voces que criticaban duramente la silueta de la muñeca más vendida en todo el mundo. La empresa supo entonces que el cambio era necesario. Pero no fue suficiente con presentar una muñeca con tobillos móviles y que ya no usara tacones, tampoco un comercial protagonizado por un niño. Necesitaba algo más… Tania Missad, directora de Percepciones Globales para Mattel, comentó a la prensa internacional: "Estábamos viendo que los 'millennials' (personas nacidas entre 1980 y 2000) son impulsados por la justicia social y atraídos por las marcas con propósito, y los valores de Barbie no estaba en esa categoría.

Así, el 28 de enero de 2016, llegó la nueva generación de Barbie, que incluye 33 tipos de muñecas, algunas con curvas, muy altas o de estatura baja, con siete diferentes tonalidades de piel, desde cuacásicas hasta trigueñas y de raza negra, además con 24 estilos de pelo, todo tipo de calzado, ropa y accesorios para todos los gustos. Y la simple noticia ya empieza a revolucionar el mercado, incluso la revista Time dedicó una de sus portadas al sorprendente cambio de la muñeca acompañada del título: "¿Ahora podemos dejar de hablar sobre mi cuerpo?".

Sin embargo, Barbie todavía tiene un duro reto de ahora en adelante. El cambio de cuerpo representa un gran paso, pero aun hacen falta nuevas inclusiones y adaptaciones más acordes con las nuevas generaciones y aún más enfocadas hacia la justicia social y los valores de la era moderna. La recién presentada Barbie futbolista, inspirada en la jugadora gay Abby Wambach, indica que la marca podría ir por buen camino. 

¡VOTA!