Conozca los 6 peligros a los que se exponen los niños en las piscinas y cómo evitarlos

Asfixia por inmersión, accidentes, otitis, quemaduras solares, conjuntivitis y hongos son las principales urgencias y patologías que afectan a los más pequeños durante los meses de calor. La Dra. Leticia Yáñez, pediatra de Clínica Santa María, explica cómo prevenir estos peligros para la salud de los más pequeños.

Durante el verano, muchos niños y adolescentes acuden a piscinas para eludir el calor y divertirse en sus vacaciones. Pero este sano entretenimiento puede dar paso a graves accidentes, así como a enfermedades frente a las cuales los padres deben estar atentos.
Asfixia por inmersión, caídas, infecciones en oídos y ojos, además de hongos en los pies, son parte de los problemas a los que los niños están expuestos. Para prevenir estos episodios y saber cómo reaccionar, la Dra. Leticia Yáñez, pediatra de Clínica Santa María, entrega una serie de consejos y recomendaciones a los padres en estas vacaciones.

Asfixia por inmersión
"La asfixia por inmersión es la primera causa de muerte accidental en niños de entre 1 y 4 años en nuestro país", explica la pediatra. Es por este motivo que enseñarles a los niños a nadar, además de una constante vigilancia por parte de un adulto, es indispensable para poder evitarla. "Bastan dos centímetros y medio de agua para que un pequeño se ahogue", explica la especialista.

La asfixia en el agua se produce por la falta de oxígeno prolongada, y puede producir la muerte o secuelas neurológicas graves. En caso de que ocurra un episodio así, se debe actuar de la siguiente de forma:

 

Imagen foto_00000018

– Extraer al niño del agua.
– Pedir ayuda y mantener la calma.
– Verificar si el niño si presenta respiración espontánea y pulso carotideo.
– De no presentarlo, iniciar masaje cardíaco y respiración boca a boca en una relación de 30:1. No suspender la reanimación.
– De presentar respiración y pulso entonces dejar al niño de costado y no intentar extraer el agua deglutida.

 

Traumatismos
Golpes en la cabeza, lesiones de cuello, brazos y piernas son algunos de los accidentes más cotidianos. Los piqueros y el mal uso de las instalaciones de la piscina son la principal causa de este grave problema que se vive en verano.

Entre las medidas para prevenir accidentes, la pediatra destaca instalar una reja de fierro perimetral de al menos 1,5 metros de alto tipo "tijeras", es decir, sin barra transversal. Además, una puerta con cierre automático que se abra hacia afuera y chapa de seguridad en la parte más alta. "Debe haber vigilancia permanente por parte de un adulto si un menor se está bañando o jugando cerca de la piscina y no permitir a los mayores que hagan piruetas o resistencia bajo el agua", enfatiza.

 

 

Imagen foto_00000019Quemaduras solares

Los rayos UV son beneficiosos para el metabolismo de la vitamina D (absorción del calcio) y elevan los niveles de serotonina. Sin embargo, hay que tener cuidado con los efectos negativos que estos producen, sobre todo en verano.
Las quemaduras leves o graves son la principal complicación de los rayos del sol, y en el largo plazo, el cáncer de piel. "Se recomienda realizar actividades al aire libre antes de las 11 y después de las 16 horas, vestir a los niños adecuadamente, intentando cubrir la mayor parte del cuerpo, usar sombrero de ala ancha (seis centímetros), utilizar anteojos de sol con filtro, preferir la sombra y, si se encuentra en la playa o en la piscina, tener un quitasol. Todo esto, se debe complementar con el uso de protectores solares", aseguró la especialista.

Otitis Externa
Esta enfermedad se origina debido a la frecuente exposición de los oídos en el agua y al posible contacto con gérmenes que entran por conducto auditivo. La inflamación del oído trae consigo dolor o sensación de obstrucción.
Para prevenir esta patología en fundamental secarse muy bien los oídos después de ocupar la piscina, según explica la Dra. Letizia Yáñez.

Conjuntivitis
Se produce en piscina por el contacto en exceso del cloro y desinfectantes, lo que genera una inflamación de la conjuntiva, que se manifiesta con ojos rojos e irritados. No causa dolor, pero si se complica puede traer consecuencias graves. "Es ideal ocupar lentes de agua al nadar en las piscina", comenta la pediatra.

Micosis
Es una infección producida por hongos, que se desarrollan en ambientes húmedos, atacando pies y uñas. Es de carácter contagioso, ya que se transmite de manera directa (entre humanos y animales) o indirecta (ambientes húmedos contaminados).
Los lugares públicos como baños, vestidores y piscinas son algunos de los sitios donde se puede entrar en contacto con esta infección, ya que su aparición se ve favorecida por la humedad y el calor. "El uso de prendas sintéticas, compartir el calzado, mantener la piel húmeda, y usar los mismos zapatos durante varios días, ayudan a su propagación", explica la pediatra.

Para prevenir este hongo malicioso, se debe realizar un buen secado de pies y ocupar chalas en el área de la piscina.

 Ver también 

¿Quieres saber cómo salvar a tu hijo si cae a la piscina? Asiste a este curso gratis

Más que asfixia por inmersión: Cinco graves accidentes que puedes sufrir en una piscina

¿Piensas en instalar una piscina? Tips para tener una alternativa segura y evitar una trampa mortal