10 cosas que no sabías sobre las mujeres que vivieron el Holocausto

En el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto recordamos a las mujeres que fueron víctimas de la guerra.

Por Viridiana Mirón

Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, dijo en 2011 durante el Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto que, "las mujeres judías protagonizaron actos verdaderamente heroicos durante el Holocausto. Enfrentaron peligros y trastornos inimaginables, como sus tradiciones puestas cabeza abajo y sus cónyuges enviados a los campos de exterminio; ellas mismas se vieron impedidas de desempeñar su labor de cuidadoras y empujadas a incorporarse a la fuerza de trabajo, donde fueron víctimas de la humillación y de los abusos. A pesar de los peligros y de la atrocidad, se sumaron valientemente a la resistencia, introdujeron en los guetos alimentos de contrabando e hicieron sacrificios para mantener vivos a sus hijos. Su valentía y compasión son motivo de estímulo hasta el día de hoy".

El día de hoy queremos rendir tributo a todas esas mujeres que fueron víctimas de violencia a causa del racismo y por ello hemos enlistado algunos de los datos poco conocidos sobre las mujeres que vivieron en este periodo de guerra y atrocidad.

       DESCUBRE MÁS:

1. En mayo de 1939 los nazis abrieron el campo de concentración Ravensbrueck, el más grande y designado específicamente a mujeres. Se estima que de 1939 a 1945 pasaron por este lugar más de 100 mil mujeres.

2. En 1944 fue creado otro campo de concentración para mujeres en Bergen-Belsen, donde las prisioneras llegaban de Ravensbrueck y Auschwitz.

Imagen foto_00000004

3. De acuerdo con información del Museo del Holocausto en Whasington, DC, los niños y las mujeres eran los primeros seleccionados por los nazis para ser asesinados con gas en los campos de exterminio.

4. En los campos de concentración y en los ghettos, las mujeres no sólo eran víctimas de acoso y violación por parte de los nazis, sino que también las obligaban a realizar trabajos forzados y muchas de ellas eran elegidas por médicos nazis para usarlas en sus experimentos.

Imagen foto_00000005

5. Las mujeres que eran seleccionadas para realizar trabajos forzados en los campos de concentración sufrían de humillación y sus cabellos eran cortados y sus cabezas rapadas.

6. En el libro 'A Star Among Crosses' (1995), Hana Abrotsky, de Polonia, cuenta la historia de su madre: "en el gueto mamá se mostró en toda su inventiva. Mamá, quien antes de la guerra no se había visto nunca en la cocina, que nunca había limpiado, lavado, fregado pisos o platos, mantuvo limpio nuestro apartamento estoicamente y con gran riesgo personal".

Imagen foto_00000001

7. Durante los años de la guerra, donde en Europa se vivía un gran oscurantismo artístico, la actriz Nava Schaan, quien fue deportada al gueto de Terezin en República Checa, siguió haciendo teatro para niños. Tiempo después, una de las sobrevivientes del Holocausto y quien también estuvo en el mismo campo de Schaan, le dedicó unas palabras a la actriz: "Te debo mi infancia… Haber sido tu 'luciérnaga' se convirtió en mi mejor recuerdo de infancia: correr por todo el escenario cantando '¡vendrá la primavera!' fue para mí más de lo que te puedes imaginar. En las difíciles circunstancias existentes creaste grandes momentos para los niños".

8. Durante la Segunda Guerra Mundial muchas mujeres tuvieron que dejar sus papeles de amas de casa para garantizar el cuidado de su familia cuando los hombres eran enviados a la guerra o a los campos de concentración. Las mujeres judías y no judías realizaron actividades comunitarias y se convirtieron en administradoras de comedores populares, maestras, enfermeras y como cuidadoras de ancianos, niños y de otras mujeres que no podían valerse por sí mismas.

Imagen foto_00000002

9. El historiador Emmanuel Ringelblum, en su diario, escribió: "El historiador del futuro tendrá que dedicar una página apropiada al papel de la mujer judía en la guerra. La mujer ocupará una página importante en la historia de los judíos por su valentía y su fortaleza. Gracias a ella, miles de familias han conseguido sobreponerse al terror de los tiempos".

10. Otras mujeres, aquellas que pertenecían a los movimientos socialistas, comunistas y nacionalistas, fungieron como mensajeras que transmitían información a los guetos. Ringelblum también escribió sobre ellas en su diario: "Estas heroicas muchachas, Chajke y Frumke, constituyen un punto que requiere la pluma de un gran escritor. Se desplazan decididamente de un lado a otro por las ciudades y los pueblos de Polonia […] A diario corren peligro de morir […] Sin ninguna queja, sin dudar ni un instante, aceptan y llevan a cabo las misiones más peligrosas […] Las muchachas se ofrecen voluntarias como si fuera lo más natural del mundo […] Nada se interpone en su camino. Nada las detiene […] ¿Cuántas veces han mirado a la muerte cara a cara? ¿Cuántas veces han sido detenidas y cacheadas? […] La historia de las mujeres judías ocupará una página gloriosa en la historia de los judíos en esta guerra".

Imagen foto_00000003