Kayla Itsines y su guía para cambiar el cuerpo

Con el afán de por fin poder transformar mi cuerpo y dejar de lado la “grasita de bebe”, desde finales del 2014 me emocioné con la idea de seguir el programa.

Si tenemos acceso a Instagram, más de alguna vez hemos visto alguna transformación física increíble con la etiqueta de @kaylaitsines. Si todavía no la han visto, déjenme contarles sobre qué trata y cómo ha sido mi experiencia.

Es un programa de 12 semanas, en el que se incluyen ejercicios de alta intensidad, sprints y caminatas rápidas. Cada 4 semanas la intensidad de las rutinas va aumentando y según las fotografías de las transformaciones, garantiza un cuerpo de bikini en 3 meses.

Los ejercicios de alta intensidad consisten en dos rutinas de 7 minutos cada una, y éstas se hacen dos veces, tomando descansos que pueden ir desde los 30 hasta los 90 segundos. En total, son aproximadamente 30 minutos de trabajo.

Con el afán de por fin poder transformar mi cuerpo y dejar de lado la “grasita de bebe”, desde finales del 2014 me emocioné con la idea de seguir el programa, y el primer lunes del 2015 llegue decidida a tener abdominales de acero para marzo del 2015.

No es que yo sea una persona fit, sin embargo mi cuerpo podía soportar entrenar arduamente, así que comencé con la rutina del primer día y sentí que el corazón se me salía del pecho. Cuando terminé me sentí poderosa, pero los siguientes días tenía un dolor de piernas que para qué les cuento…hasta Bambi recién nacido caminaba mejor que yo.

Continué con el programa todo el primer mes y dos semanas del segundo, pero por diferentes compromisos lo dejé de hacer y mi motivación fue cayendo lentamente. A pesar que hice tan poco, me sentía muy bien conmigo misma y al comparar las fotografías, podía ver pequeños cambios, de los cuales me sentía muy orgullosa.

Creo que más que un programa que nos garantiza un “cuerpo de bikini” (que admitámoslo, quien no quisiera verse y sentirse fabulosa en la playa), es un proceso en el que se aprende a sentirse bien con uno mismo y a valorar el esfuerzo que se hace para lograr las metas deseadas.

Un año después, me encuentro en casa con dolor post ejercicio después de casi haber terminado mi primer mes de Kayla Itsines. Me he propuesto dar todo de mi para no dejarlo a medias como la vez anterior, y aunque hasta el momento no he visto resultados como quisiera –ya saben, eso de tener abdomen plano y sensual-, no puedo negar lo bien que me siento después de terminar cada rutina, y lo positiva que estoy respecto a los cambios que tendrá mi cuerpo si sigo siendo constante.

Quién sabe, tal vez en un futuro post les comparta mi transformación.

¿Se animan ustedes a probar este programa?