Mujer baja más de treinta kilos con la ayuda de la “dieta imaginaria”

Jessica Penney era adicta a la comida rápida y nunca pudo controlar su peso hasta que un día visitó a un hipnotista quien finalmente la pudo ayudar a bajar cerca de 38 kilos a través de la “dieta imaginaria”.

Bajar de peso es unos de los desafíos más complejos. Cambiar los hábitos alimenticios de un día para otro, hacer más actividad física, estar pendiente de lo que se come  y comenzar una nueva vida no es para nada fácil, por lo que muchas tiran la toalla antes de tiempo o recurren a cirugías para bajar esos kilos demás.

Este fue el caso de la británica Jessica Penney, quien era una total adicta a la comida chatarra. Con más de 107 kilos de peso y con apenas 26 años, sabía que debía hacer algo para mejorar su estilo de vida.

dailymail1.jpg

© Daily Mail

Durante años esta joven luchó contra su peso, pero luego de convertirse en madre de dos niños, se le hizo cada vez más difícil mantenerse en forma, ya que al estar ocupada todo el tiempo, nunca se daba cuenta de lo que comía pues solo quería algo rápido.

A esto se suma que la mujer trabajaba en un restaurant de comida rápida, por lo que podía acceder con mayor facilidad a las papas fritas, hamburguesas y pizzas.

Después de varias dietas que fracasaron y mucho ejercicio, Penney se dio por vencida hasta que un día vio un anuncio en Facebook que promocionaba a un experto en hipnosis y que podía ayudarla a tratar su voraz apetito.

La joven madre acudió a la consulta del experto en hipnosis, Robert Hisee, quien cobra cerca de 300 mil pesos chilenos por una sesión de tres horas. Sólo esta sesión fue suficiente para sanar la ansiedad de Penney. 

dailymail21.jpg

© Caters News Agency

El método de Hisee consiste en crear un “banda gástrica imaginaria” para frenar el consumo excesivo de alimentos por parte de Jessica, y para que también aprenda la importancia de las porciones en cada comida, según consigna el medio Mirror.

Desde ese entonces, la joven pudo eliminar sus hábitos poco saludables y aparentemente comenzó a sentirse muy satisfecha con apenas unos bocados. Desde agosto de 2014, Penney ha logrado bajar cerca de 38 kilos y está muy feliz con su nueva figura y estilo de vida:

Yo era adicta a comer comida rápida y no pasó mucho tiempo cuando mi peso se disparó a los 107 kilos. Estaba desesperada, fallé en tantas dietas que realmente no sabía qué más hacer, hasta que un día con un amigo vimos el anuncio del hipnotizador en Facebook, me puse en contacto con él y agendé una hora (…) No hubo cirugía pero a la mañana siguiente no podía comer más de cinco bocados al desayuno.

dailymail3.jpg

© Caters News Agency

En tanto, el hipnotista indicó que la primera vez que vio a Jessica estaba muy descontenta y había perdido toda su confianza:

Le dije por qué las dietas no funcionarían para ella y le di una piedra que funcionaba para visualizar lo que podía comer  (…) Le pregunté sobre cómo se veía en el futuro y cómo esto ayudaría en el control de las porciones. Además, le hablé sobre el proceso de banda gástrica para que pudiera crear un imaginario en su mente. Ella ha transformado por completo su vida desde nuestra sesión y ahora la veo muy feliz con su apariencia y se ve muy bien.

Por ahora Jessica ha recomendado la curiosa terapia a sus amigos más cercanos que desean perder peso y sigue manteniendo una dieta saludable, libre de azúcar, grasas y, además, consumiendo porciones pequeñas.