Sara Hebe: “Si Mary Poppins fuese chilena se llamaría Mary Shopping”

Conversamos con la rapera argentina que está de gira por Chile. Hablamos de su último disco, sobre ser mujer, sobre Macri y el capitalismo.

“Todas las mentiras que te dije era verdad … “, cantaba la rapera argentina, Sara Hebe, cuando recién llegó a mis oídos “Otra Vez (Cruzar)”  uno de los singles de su segundo disco “Puentera” (2012). Inmediatamente llamó mi atención su enérgica interpretación. Comencé a investigar sobre ella y me pareció muy interesante, especialmente su visión sobre la sociedad de su país y Latinoamérica en general.

Tiempo después la fui a ver en vivo. Tocaba en el Bar de René, el espacio rockero por antonomasia en Santiago de Chile.  Una rapera cantando en ese lugar era sin duda un espectáculo insólito. ¿Quién era en realidad Sara Hebe? Aquella noche la vi en acción y me convenció. Los gritos de sus fanáticas pidiéndole que se casara con ellas fueron un claro reflejo de lo que esta trasandina tiene para entregar. Todo. Es una máquina.

En el escenario se convierte en toda una fiera y es que además de apasionarse por su carrera, estudió teatro, así es que en la tarima siempre la verán poniendo el cuerpo como ella misma dice.

2016010710660x650.jpg

Foto: Denisse Leigthon

Sara nació en Chubut, al sur de Argentina. En los 80’s el Internet aún no llegaba de forma masiva a Latinoamérica, por lo tanto creció escuchando la música que pasaban por la radio. Charly y Todos tus muertos fueron sus primeras influencias. Luego llegarían a sus oídos los Beastie Boys, Illya Kuryaki and the Valderramas y las chicas de Actitud María Marta.

Gracias a este descubrimiento se acercó a la cultura Hip-Hop sin pensar que ésta le daría un giro a la línea de su vida. Estudió Derecho pero finalmente lo dejó y encontró en la música lo que había estado buscando por tanto tiempo.

Hoy, Sara se encuentra en Chile. Realizará una gira por cinco ciudades donde presentará su último disco llamado “Colectivo Vacío” junto a Ramiro Jota, su compañero en los beats. Además, se prepara para el estreno en marzo de “El Marginal”, serie de TV Argentina para la que hizo la canción central. La serie fue producida por Underground Producciones y protagonizada por Juan Minujín.

Conversamos con Sara sobre su vida, la música, la reciente gira por Europa, el nuevo escenario político y social de su país y claro, sobre lo que implica ser mujer hoy en día.

La música

120064409685211698363889052401148586867043o660x650.jpg

Foto: FB SARA HEBE

-¿Cómo estuvo la gira por Europa?

Estuve dos meses, primero Berlín como base. La verdad es que yo tenía un poco de miedo porque el idioma es tan diferente y mis canciones -si bien son movidas, algunas bailables- pero lo principal es el discurso. Tenía miedo de que la gente se quedara ahí parada sin entender.

Pero el público en Europa está muy receptivo y con ganas de ver cosas nuevas y escuchar. Además, que está de moda lo latinoamericano, así que estuvo muy bien. Yo también en el escenario me muevo mucho, le pongo el cuerpo a lo que hago y eso les gustó.

También tocamos en lugares donde nunca pensé ir. En Polonia, por ejemplo, estuvimos en una casa okupa bastante vieja y perseguida porque la situación en Polonia es súper heavy con mucho nazi dando vuelta y las okupas o centros sociales donde viven inmigrantes están súper perseguidos.

Pero la gente en general es muy amable y respetuosa. Distinto a como somos nosotros los latinos, más avasalladadores. Paramos en casa de gente que nos albergó, hicimos muchos amigos, fue muy lindo. Tuve algo así como 15 fechas, re-bien para ser la primera vez.

Estuvimos en Austria y Amsterdam, tocamos en unas casas de desalojados. Este es uno de los puntos que tengo presentes como en “Asado de Fa” que habla sobre la situación de vivienda de un edificio en Capital Federal de Buenos Aires. Es que valoro mucho lo importante que es tener casa.

En lo personal es algo que agradezco todos los días. No puedo creer cómo hay tanta gente marginada, con tantas complicaciones para que se le reconozca su vivienda. Cómo el negocio de las inmobiliarias está tan enlazado y transado con el gobierno, con lo político y que a partir de eso manejan todos los hilos.

Se nota muchísimo el desprecio por la vida, por ejemplo cuando ocurrió el incendio en Valparaíso y el alcalde le dijo a uno de los damnificados: “¿Y quién te invitó a vivir aquí?”. Es la casa donde puedes construir tu construcción mental e interior, pero para eso necesitas un lugar.

-¿Cómo fue el desarrollo del último disco? Tiene unos sonidos muy distintos a los dos anteriores. Hay mucha más experimentación.

No es que nació en un momento. Ya al sacar Puentera (2012) medio que se empieza con el disco que viene. En realidad, a mi me cuesta arrancar de nuevo. Digo “¡Uh, no! ¿Qué voy a hacer ahora?”, me bajoneo, me preguntó qué voy a escribir, no sé qué más decir. Eso me pasó también antes de comenzar Colectivo Vacío (2015). El primer tema de este disco lo comencé a escribir hace tres años.

En este se nota que los dos evolucionamos. Por otra parte las bases de Ramiro están con un sonido más power, viajó a Brasil y se re-copó con el funk carioca. Al final se vuelve medio rockero. Siempre hay una cumbia para despuntar el vicio -como el Asado de Fa en el anterior- ahora es HO.

-¿Cómo se armó la dupla con Ramiro?

Nos conocimos por una amiga de un amigo… para el primer disco él compuso dos instrumentales y estuvo en la producción de dos temas. Y ya el segundo disco los grabamos en la casa de Ramiro, en un home studio. En Puentera, la mayoría de los instrumentales son de Ramiro. Pero “Otra Vez Cruzar” es de Portavoz (Salvaje Decibel), le compré la base cuando nos conocimos en Venezuela.

Pero lo firmé yo sola, porque finalmente era todo mi decisión. Me gusta decidirlo todo. Pero ya en el tercer disco trabajamos más mano a mano. Por ejemplo, “El Pedido” surgió de una improvisación. Ramiro tomó la guitarra y yo me puse a cantar.

-En el rap se trabaja mucho en equipos que se unen para ciertos proyectos. Tienes una amplia relación con los artistas chilenos.

Me gusta muchísimo lo que están haciendo acá. Quedé maravillada con los chicos de Salvaje Decibel, los quiero mucho. También conocer a Ana Tijoux. Y claro, Violeta Parra a quien admiro desde siempre. La cumbia chilena también es muy buena, me gusta Anarkia Tropikal.

Otra cosa que destacaría mucho de este país y su gente es la lucha de los estudiantes. Creo que en Chile se vive una dictadura empresarial con esto de los shoppings, se me ocurrió un chiste: Si Mary Poppins fuese chilena se llamaría Mary Shopping. Es impresionante el nivel de consumismo.

Pero al mismo tiempo hay quienes históricamente se han resistido a la pérdida de identidad como Víctor Jara, Violeta. Y también están quienes con la música actual intentan generar conciencia y crítica como Ana Tijoux. El rap de Chile es tan contestatario e inteligente. Me encanta.

2016010812660x650.jpg

Foto: Denisse Leigthon

-¿Qué te mueve, qué te inspira?

Todo, pero ahora estoy en medio del vértigo, me preocupa no poder escribir tras el lanzamiento de Colectivo Vacío. Anoto muchas cosas que dice la gente y que pienso. Cada cosa que veo u oigo puede ser la espinita de la columna vertebral de un gran pez. No hablo sólo de lo que me pasa a mí.

-¿Cuáles son tus planes profesionales para el futuro?

Quiero viajar, me gustaría conocer México. Y también quiero en el 2017 -aunque no me gusta mucho el número 17- sacar un disco chiquito con nueve temas. Sería buenísimo que participaran diversos productores. Me gustaría actuar además, yo soy actriz y sueño con participar en algo así como una película. Ya le ofrecí a un amigo que tiene un proyecto.

La mujer

20160107172833660x650.jpg

Foto: Denisse Leigthon

-La mujer ha cambiado y esto ha traído un sinnúmero de cuestionamientos internos y externos respecto de nuestro rol en la sociedad. ¿Qué opinas de esto?

Hay un despertar, hay una nueva conciencia entre muchas mujeres. Esto es producto de los años de lucha. Debemos ser mujeres sin seguir los parámetros impuestos por el patriarcado y la héteronorma. Creo que de a poco se van rompiendo esos modelos.

-¿Cómo ves la imagen de la mujer en Latinoamérica?

Significa mucha fuerza, mi madre me crió sola y muchas mujeres aguantan la casa sola. Creo que en Argentina las mujeres han ido ganando espacios. Además, tenemos una serie de presidentas en América y queda mucho por luchar.

Tenemos que imponernos. Las mujeres latinoamericanas tienen mucha fuerza, tenemos el gran ejemplo de las Madres de Plaza de Mayo, cómo son las mujeres que están ahí. Es como si la mujer sintiese el dolor más fuerte. Recuerdo a mi madre ir a trabajar y regresar muy cansada pero a cuidarnos. Nosotras somos tres hermanas. Sin duda, es una mujer muy fuerte. También tengo muy presente cómo lo hacía mi abuela que trabajaba todo el día y luego volvía a casa a atender a mi abuelo. ¡Qué loco eso!

-¿Quieres tener hijos?

Lo he estado pensando y en realidad creo que no. El mundo está muy hecho mierda para traer más personitas a sufrir. Creo que sería mejor para mí adoptar. Pero aún no lo decido.

-¿Qué opinas del aborto?

Creo que se debe legalizar y tipificar. Siempre las mujeres pagando por todo. La mujer sufre por estar en esta situación. No es justo que sea ilegal, las ricas abortan y las pobres mueren.

Macri, el nuevo presidente

-¿Cómo van las cosas en Argentina con el nuevo gobierno?

Ahora que ganó la ultra derecha en Argentina, mi país va a transformarse en una empresa.  Es terrible.

-¿Te da miedo que Argentina retroceda en temáticas sociales?

Sí, mucho. Fui un poco ingenua y pensé que había muchas posibilidades de que Macri no ganara. Estoy bastante desilusionada.

-¿Y el gobierno de Cristina Fernández?

Fue mucho mejor en comparación con todos los demás. Pero es un gobierno y ya ahí me complico porque el aparato del Estado es en sí mismo represivo, manejan el poder a su antojo. Hay muchas cosas importantes que se hicieron y bueno, no era lo mismo votar a Scioli que a este hombre de la ultra derecha.

Me peleé con varios del Partido Obrero porque yo decía que no es lo mismo. Sí, es todo una mierda, pero es la derecha v/s la ultra derecha.  Los pueblos originarios argentinos no fueron oídos en el gobierno de Cristina, pero sí destaco el juicio a los genocidas y la preocupación por las mujeres, todos los centros que crearon para ellas en los barrios bajos fueron muy útiles y ahora muchos los quieren cerrar.

Gira en Chile // Verano 2016

94585010131338620417855477125049629788333n.jpg