La terapia en la depresión posparto

Si los síntomas son agudos se recomienda someterse a terapia para evitar que la depresión interceda negativamente en el vínculo madre e hijo.

La depresión posparto es más normal de lo que se cree y puede padecerla cualquier mujer que acabe de dar a luz. Aunque se desconocen sus causas exactas, ésta se produce por un brusco descenso de las hormonas tras el parto.

Las mujeres experimentan cansancio y ansiedad respecto a las exigencias que les traerá un bebé. Su vida da un giro con su llegada, se le cambian las horas de sueño y apenas tiene tiempo para almorzar o para una ducha caliente.

Una realidad que las nuevas madres deben enfrentar y muchas sin la ayuda de una pareja para aliviar la tarea. Es común que experimenten sensaciones de tristeza, irritabilidad, fatiga, insomnio, pérdida del apetito y ansiedad.

El vínculo entre madre e hijo puede verse afectado negativamente por esa depresión e influir en el crecimiento del recién nacido. La mujer se cuestiona el por qué tuvo a su bebé, piensa que fue un error y anhela regresar a su vida antes de su concepción.

El tabú de que una madre no puede expresar sentimientos negativos sobre sus hijos y la imagen social de que las embarazadas deben esperar con ansias la llegada de su bebé, las lleva a reforzar su silencio y a vivir con la depresión sin demostrarla, pensando que se desaparecerá con el tiempo.

Aunque es difícil determinar cuánto durará este tipo de depresión, que varía de una semana a meses, para evitar que se extienda en el tiempo los médicos recomiendan comenzar con un tratamiento desde la aparición de los síntomas.

shutterstock2474113631024x683.jpg

© Shutterstock

Según un artículo de Psychology Today, si los síntomas de depresión y ansiedad son lo suficientemente agudos y si sus pensamientos son bastante distorsionados, entonces ella necesita ayuda.

Algunas madres son reacias a someterse a tratamientos, pues se excusan con la falta de tiempo y la desconfianza de contarle sus problemas a un extraño.

La terapia psicológica es la más indicada y en algunos casos es necesario combinarla con medicamentos. La misión del terapeuta será demostrarle que su estado tiene cura y le ayudará a enfrentarlo. Además, se aconseja que asista acompañada con su pareja pues necesitará mucho apoyo para superar la depresión.